Ya lo verás, querido Dani

Para mi hermano Dani


Hoy es un mal día para todos, pero para ti es el peor ¿verdad? Hoy  todo es raro, y triste… Hoy no hay lección que busques que pueda servirte para mitigar este dolor…

Te hablaré yo, que hoy tú no puedes hacerlo por la emocióny el miedo. Querido Dani, estoy convencido de que la gente, con el paso del tiempo, se muere al revés… Y quiero decírtelo. Sé que de primeras será difícil de entender, querido Dani, porque hablamos “del Lute”, de alguien que siempre estará, de alguien que no se puede ir, y es precisamente por ese motivo por el que lo digo con tanta convicción. La gente que, como él, ha estado siempre, siempre estará. 

Es terrible el momento inicial, el dolor,  el desasosiego, porque no tienes respuestas… ¡Qué coño! Ni siquiera encuentras las preguntas. 

Con el paso del tiempo todas esas lágrimas que ahora te visten se harán sonrisas, ¿y sabes por qué lo sé? porque, al final, la vida, por muy cabrona que sea, es justa; y esas sonrisas serán las que tú y Lute os merecéis, porque son las que habéis vivido y compartido… 

Querido Dani, ese momento, en tu caso será esta misma noche, cuando vuelvas a cerrar los ojos en tu cama, y lo recuerdes como realmente fue, y como ya siempre será. Y es que, querido Dani, pasado un tiempo – inevitable y asesino es el tiempo – su recuerdo, otrora triste y desgarrador, irá dibujando sonrisas fabricadas con momentos compartidos que vuelves a recuperar, y que antes creías olvidados… Al principio te negarás, y no querrás dibujar esas sonrisas que te parecen traicioneras a él, o a ti mismo, y te sientes incluso más culpable si las muestras al mundo, o a ti mismo frente al espejo.

Poco a poco, ese luto que llevas por dentro se irá tintando de gris… ¡De gris muy oscuro todavía!
Poco a poco los recuerdos de los últimos momentos vividos junto a él, esos que se han quedado grabados en ti, junto a todas esas cosas que por suerte sí le pudiste decir, van siendo borrados por los primeros momentos, aquellos felices. Y, de repente, llega un día en el que ese ser que nunca se fue del todo vive en nosotros aún más que cuando no estaba muerto, y por fin puedes decirle todo eso que creías que ya no ibas a poder decirle jamás… ¡Ese es el momento en el que el alma se hace mayor!
Y se lo dices… Y te responde. Y su recuerdo se hace sonrisa, y cada día que pasa por nuestra vida sin él es como si se fuera muriendo ya un poco menos… Como si se fuera muriendo al revés… Como si nunca se hubiera ido… Porque Lute nunca se irá de tu lado… Ni tú del mío, hermano.

Ya lo verás, querido Dani.

Anuncios

Publicado por

josamotril

mi blog solo de relatos: http://josaliteraria.wordpress.com

Un comentario sobre “Ya lo verás, querido Dani”

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s