SIN TÍTULO

image

Carta a mi hija:

Princesa, sé tú misma siempre. Sé tú misma tanto de día como de noche… Sueña despierta, sueña dormida. Baila despierta, baila dormida. Ama despierta, ama dormida….¡No dejes nunca de hacer nada que tú quieras hacer! ¡No oigas a todos esos que nos parece mal algo que hagas simplemente porque nosotros no lo haríamos! ¡Óyenos, pero sólo eso!

Se supone que tú no eres nosotros, ni nosotros somos tú. ¡Vive tu vida como quieras vivirla!

Hace verano

image

Toda su niñez la pasó en el mar, cerca de él, incluso dentro de él, temiendo las fauces de un tiburón y anhelando las mágicas extremidades de una sirena. Ahora, que ya ha dejado de ser ese niño, sigue temiendo  y anhelando lo mismo. Por ende…

Además, lo mejor de crecer y hacerse mayor es que ya no necesita la opinión de los demás para creer en las cosas que nunca puede ver. Ahora sabe que las sirenas existen, y que no solo viven en el mar, sino que también pueden hacerlo a muchos kilómetros de él, incluso ocultas tras una copa de vino