¡NO CREZCAS COMO PAPÁ!

image

No era aún verano, pero él paseaba pisando la fría arena de la playa, como cuando era niño. En su mano derecha esos zapatos tan caros que no quería estropear, y en la izquierda nada… Ni siquiera una piedra de esas que tanto le gustaba ver saltar por la superficie cuando era niño… Y es que se había hecho mayor. Ya no era un niño… Y ya nada era igual.
Además, ese día habían muchas olas, y eso – ahora, que no antes – le impedía meter sus pies en el agua. No quería – o no podía – mojarse los pantalones de persona mayor que ya siempre llevaba puestos… Incluso cuando hacía bueno.

A su lado estaba sentada su niña pequeña. Ella miraba el mar y sonreía. Llevaba una ropa aún no de verano, pero ya hacía calor. Fue entonces cuando la pequeña, que apenas si sabía hablar bien, le dijo, mirando al mar:
– ¿a que quieres bañarte aunque haga frío?
– ¿bañarme ahora? – preguntó – ¡estás loca!
– pues yo sí quiero bañarme
– noooooooo. Hace frío, cariño
– ¡pues vaya rollo! – dijo la pequeña.
Ella puso sus manos sobre su cara, bostezó aburrida, y se quedó mirando a la playa. Yo aproveché para hacerle la foto mientras pensaba:
“QUERIDA HIJA:¡NO SEAS COMO TU PAPÁ… NO CREZCAS NUNCA!”

Anuncios

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s