CAPERUCITAS DEL SIGLO XXI

fb_img_1464020035360Érase una vez una muchacha preciosa a la que todos llamaban Caperucita Roja. Esa Caperucita vivía cerca de un bosque, sola, y era tan bella, tan independiente y, sobre todo, parecía tan segura de sí misma, que se adentraba por el bosque sin importarle otra cosa que disfrutar de su recogida de setas. Todos los días se adentraba en el bosque que visitaba de pequeña, cuando su abuela vivía, y vivía al otro lado; y, desde entonces, un lobo la merodeaba buscando la ocasión de abordarla. Esa joven – ya no era una niña – era tan segura y tan fuerte que al lobo no le quedaba más remedio que esconderse a su paso. Allí, agazapado como una más de sus propias víctimas, aguardaba observándola, intentando reunir el valor suficiente para abordarla y preguntarle aquello que sólo se atrevía a hacer dentro de su inaginación: “¿Caperucita, Caperucita, dónde vas con esa cesta tan bonita?”

– Se lo digo otro día… Seguramente mañana – se decía una y otra vez, inseguro y asustado,  comprobando que la belleza de aquella joven era más peligrosa para él, de lo que pudiera ser la ferocidad, y el hambre de él, para ella.

Fin

Anuncios

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s