CUADRO DE BOUVERET

image

Un día, sin ninguno de los dos esperarlo, de repente se acabaron todas aquellas risas compartidas, aquellos silencios estruendosos de feria, y aquellas miradas cómplices que eran capaces de romper cualquier silencio… A partir de ese día sólo quedó silencio, sin risas, sin sonrisas, sin miradas, y ese silencio ya no parecía invitar a ninguna fiesta, sino a todo lo contrario… Ya, hasta mirar a la gente pasear por el bulevar a través la ventana, dejó de ser algo divertido, como era antes.

Por eso él tuvo que devolverle su alma a ella, y ella a él, porque las almas no se pueden comprar, ni alquilar, ni mucho menos robar… Las almas tienen siempre un solo dueño.

Anuncios

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s