COSAS DEL REBALAJE

¡Ay si mis ojeras te contaran sus historias…! Bueno, si te contaran sus historias, sus secretos, o sus intimidades… Claro que quizás, al oírlas, te sentirías culpable y seguramente, después, no serías capaz de contármelas…