Origen de la cabalgata


En Europa conservamos abundantes textos dramáticos relacionados con la Epifanía. El más antiguo es El Auto de los Reyes Magos de Toledo, del siglo XII. En él se habla de una ceremonia que consistía en una procesión la noche de Reyes en la que tres canónigos representaban el papel de Magos, frecuentemente con atuendos propios de los peregrinos, identificados como los primeros romeros de la cristiandad, acompañados de un gran cortejo, todos ataviados con ricos ropajes, y entraban en la ciudad guiados por una estrella que se haría avanzar girando mediante algún artefacto con cables dirigiéndolos hacia la catedral, en cuyo interior y muy próximo al altar mayor, tenía lugar una representación en la que los Magos depositaban los dones y adoraban a la Virgen con el Niño, terminándose con un convite para todo el cabildo.