LA MENTE DEL DEMENTE

La imagen puede contener: una o varias personas y personas de pieLa mente humana no deja de sorprender siquiera a su mismo dueño… ¿Cómo es posible, si no, desear a alguien de una manera casi salvaje e incontrolable cuando apenas lo conoces? ¿Y cómo es posible ir dejando de desearlo después de tantos años conociéndolo? ¿No debiera ser al revés…?
En fin, cosas de la mente de un demente que tiene la mente que no lamenta.

HACE VERANO

image

Los dos sintieron tantas cosas que tuvieron que callarlas… Pero no para no asustar, ni alarmar, a la gente de su alrededor, sino para no acobardarse a ellos mismos. Por eso tuvieron que dejar todo en la interpretación de los gestos, de las miradas, y, sobre todo, de los silencios. Ellos dos callaron besos entre miradas a escondidas. Ellos dos callaron abrazos mirando sus espaldas siempre. Ellos callaron también mañanas de sexo y pasión escondidos tras una taza de café, o de una copa de vino… En definitiva, ellos callaron tantas cosas durante tanto tiempo que al final crearon un idioma propio: el idioma más completo y con menos palabras de la historia… El idioma de sus miedos y sus anhelos.
Y, es que, ellos dos podían hablarse, e incluso mirarse, con los ojos cerrados, como hace esa gente que no necesita ver algo para poder creerlo…

Pero ¿llegaron ellos a entenderlo del todo? No, por suerte, nadie sabe hacer eso del todo…