AQUEL DESEO A LOS QUINCE CUANDO YA TIENES CUARENTA

MOMENT OF PASSION - PALETTE KNIFE Oil Painting On Canvas By Leonid Afremov - http://afremov.com/MOMENT-OF-PASSION-PALETTE-KNIFE-Oil-Painting-On-Canvas-By-Leonid-Afremov-Size-24-x40.html?utm_source=s-pinterest&utm_medium=/afremov_usa&utm_campaign=ADD-YOUR

¡Qué fácil es olvidar tus quince, o tus dieciséis cuando ya tienes los cuarenta!
¡Qué fácil es olvidar aquellas sensaciones, aquellos deseos primigenios que te acompañaban a diario!
¡Qué fácil es decirle a tus hijos de esa edad que hay cosas que no se deben hacer!
¡Qué fácil es ser tan hipócrita como fueron tus padres en el pasado, como lo eres tú en el presente, y como serán tus hijos en un futuro!
¡Qué fácil es escudarse en lo ya inventado!
¡Qué fácil es decirles “Es ley de vida” o “ya tendrás edad de eso”!
Y qué difícil es recordar aquello que tan vivo te hacía sentir, aquello que ocupaba gran parte de tu pensamiento… Y qué difícil es pensar que tus hijos – hija o hijo – puedan desear exactamente lo mismo que tú sentías, y que quieran explorar aquello que también querías explorar tú…
Qué difícil es comprender que esas cosas no han cambiado… ¡Ni cambiarán!

 

 

 

 

 

pdta: Y para los que piensan: “ya, pero yo eso lo pensaba yo en el instituto, y no tan joven”. Pues, queridos amigos, a ellos les pasa igual – a ella y a él. A lo mejor, lo que pasa, es que salen demasiado pronto del colegio, que es el que retiene al niño en su hábitat natural.

2 comentarios

  1. El proceso desde que nacemos y vamos creciendo es para todos igual, todos solemos decir (ajo, papa, mama), después con la media lengua vamos haciendo pequeñas frases, a los tres años vamos sacando y fortaleciendo mas nuestro carácter y el de la revolución de hormonas de este no se escapa NADIE. por ahí pasaron todos nuestros antepasados nosotros y ahora nuestros hijos. Las hormonas en plena ebullición no hay quien las controle. En esa etapa todo se intensifica a lo grande a lo enorme lo bueno es bueno buenísimo espectacular y lo regular es malo malísimo. Cuando te fijas en un niño en esa edad se tiene muy claro que como ese no va a llegar a ser otro por muchos que existan. Si te sonríe vives en una nube una temporada y si ni tan siquiera te mira ese motivo ya te entristece todo el dia por completo.
    Todos hemos sido adolescentes y hemos vivido en nuestras carnes las alegrías, y los desengaños.
    Como a todo padre ahora me toca pedir que a mis niñas no le hagan mucho daño, que sean felices y no llore como la tonta de la medre cuando el chico que le gustaba ni la miraba (jajajajja). Pero eso va a ser imposible. Ahora desde nuestro punto de vista debemos darle buenos consejos e intentar ayudar cuando sus cabecitas empiecen con los amoríos de la pubertad.

    Me gusta

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .