TERMINAR LA CARTA POR EL PRINCIPIO (o empezarla por el final)

Sin más que decir…

La vida estaba esperándome, escondida entre mis miedos, oculta entre mis pesares, y siempre bajo tu atenta vigilancia… Estaba allí, escondida por mí, intentando gritar, avisándome de lo efímero, alertándome de lo que me perdía a cada instante, haciéndome perseguir barcos que creía ya zarpados, llevándome a estaciones donde los trenes aún no habían llegado, y que nunca supe esperar…¡A qué pocos me subí!!
Yo no contaba con esto tan pronto. Esto eres tú. Yo pensé que, como los demás, yo sería eterno también… Hasta que mis eternos empezaron a no serlo… Yo no contaba contigo tan pronto… En realidad yo no contaba contigo, a pesar de tenerte siempre alrededor.
Y aquí estoy contigo ahora, para siempre… ¿Para nunca?

Mi más fiel compañera para siempre ya: Querida muerte.

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .