Dagas

Hace mucho tiempo conocí a una mujer que no era una simple mujer, sino la más peligrosa de todas las dagas habidas en la literatura…

Tenía veneno en sus labios, y óxido en su mirada, y no existió jamás cirujano barbero capaz de cicatrizar su herida una vez que habías osado mirarla…