ESCRIBIR A UN CUADRO: ALDO BALDING

image

Aunque nadie se había dado cuenta aún, no era el sol, ni el calor, ni siquiera el agua fresca de aquellos días, sino aquella hermosa mujer de pelo negro, quien refrescaba las mañanas de aquel verano interminable, a pesar de estar ya a mediados de otro largo y frío invierno…

El agua, el sol, y la propia naturaleza, tan sólo pasaban por allí… Ella era la única que permanecía… ¡Siempre!

Pintor: Aldo Balding

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .