La mujer que vivía en un trastero con su hijo discapacitado se traslada a un hotel para 15 días, gracias a la solidaridad de los dueños del establecimiento, los estibadores del puerto y una empresa de frutas.

” Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación.”

Resultado de imagen de mujer mayor trastero

A PP, PSOE, PODEMOS, CIUDADANOS, Y DEMÁS PARTIDOS (¡a todos!):

hay una mujer mayor viviendo con su hijo discapacitado en un trastero de 5 mtrs porque no puede pagar un alquiler, y nadie hace nada por ayudarle. Y no es en Venezuela. Es aquí.
¿Solo habláis de defender LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA cuando os interesa? ¿Solo interesa la Constitución cuando hay algo de vuestro partido en juego? ¿Y qué pasa con la gente?

Ahora solo faltan los lumbreras de turno hablando de buenismo, de demagogia, y demás cuentos que se han tragado, y que hacen – cada vez que las usan – que las personas seamos un poco menos personas.

Esas dos personas son otro buen motivo para exigir un cambio de política YA.

EL BESO DEL PELO ROJO (cuadro de Michael Garmash)

La imagen puede contener: una o varias personas

Era cuando cerraba los ojos, al igual que el día terminaba de cerrar la jornada de su círculo vicioso, cuando llegaba a mí tu nombre escrito con el color rojizo de tu pelo, siempre alborotado por el invierno.
Siempre me fijé en el pelo de las mujeres… Me gustaban todos: largos, lisos, moldeados, rizados, menos largos, sobre el cuello, sobre los hombros… Pero ninguno me gustó nunca tanto como aquel pelo rojo y siempre alborotado… Parecía imposible de domar.
Era cuando tu pelo se enmarañaba en mi recuerdo cuando el día se negaba a irse del todo, agarrado a mí, y amarrado sin duda a un maremoto de palabras que inundaban mi pensamiento… ¿Dónde estás? ¿Por qué no aquí conmigo? ¿De quién eres?… ¿Por qué no?
Entonces mis ojos, doloridos por la sequedad de la soledad a la que los castigabas, y hartos del hastío de no poder tenerte, dibujaban una lágrima milagrosa que facilitaba el cierre de mis párpados sin dolor.
Al mismo tiempo que todo eso pasaba, afuera, sobre la acera de mi calle, escuchaba cómo caían marchitas las hojas de aquel viejo árbol, del mismo color de tu pelo… Y aquel viejo árbol se convertía en el testigo gráfico de mi zozobra, en un diario sin hojas, sin palabras, sin recuerdos, dejando mi pensamiento bañado de ese vacío helador que solo el recuerdo de tu pelo ayudaba a meter en calor.
Al tiempo que mis ojos se cerraban, se abrían mis labios, esperándote, preparando tu regreso, pero tú no estabas en esa batalla… Tú huías de la guerra, y te volvías a marchar una vez más de la órbita de mis besos; Y lo hacías con el vaivén ingrávido del pasar de las hojas vacías de ese diario que no terminábamos nunca de escribir… ¡Por eso caían las hojas de aquel árbol! ¡Por eso me hacía más viejo cada día que no pasaba! ¡Nada se movía sin ti!
Y, aunque era verdad que tus besos siempre huían, no era menos cierto que siempre se quedaba en algún rincón de mi propia razón un trozo de tu pelo rojo bordado con todo el deseo que te profesaba, estuvieras o no estuvieras a mi lado; pensaras, o no pensaras en mí; y supieras, o no supieras siquiera de mi pobre existencia… Y es que tú, noche tras noche – te gustara, o no; quisiera yo, o no – eras el loco sueño de un maravilloso ensueño… Aunque los que me conocían lo llamaran simplemente embrujo.

A veces, de madrugada, me acercaba a la ventana y miraba a la calle… Aquella vieja acacia no había dejado caer una sola de las hojas de nuestro diario aún no escrito, ese que tenía que olvidar de su existencia para seguir yo existiendo… Pero para eso eras tú quien tenía que dejar de existir.

O eso, o empezábamos a escribirlo… Pero tú, a mi pesar, seguías sin querer ser la protagonista de aquella historia tan irreal como maravillosa, sino la protagonista del sueño de aquel maldito ensueño.

LA OTRA SAGRADA FAMILIA: LA ERMITA MARE DE DÉU DE MONTSERRAT

Está en Tarragona y es obra de Josep Maria Pujol, discípulo de Gaudí

ANA, SABRINA, ENCARNA, BELÉN… Y TANTAS OTRAS

LA VIDA ES MÚSICA. Sí, es música. Tal cual. Y la gente como vosotras – Sabri, Belén, Ana… Y tantas otras que habéis librado la gran batalla – lo sabéis ya mejor que todos nosotros.

Nosotros solo oímos los instrumentos, y de lejos, y mezclados entre sí, pero no sabemos escuchar la profundidad de sus maravillosas letras y coros…. ¡Vosotras sí!

Queridas, que no pare la música.

QUERIDA HIJA: POS DUNTOS

Come take a walk through paradise  Tag us @dada.swimwear to get featured on our page!  #swimwear #dadaswimwear #swimwearfashion #swimwearforsale #swimwearmodel #swimwearshoot #influencerswanted #bikini #bikinimodel #bikinilife #travel #bikiniseason #bikinibabe #bikinigirl #vacation #goals #summer #wanderlust

Querida hija: son tus piernas – y no las de los demás – quienes te llevarán donde tú quieras ir… ¡No lo olvides!
Anda tus propios pasos, y no sigas los de nadie… A no ser que te guste donde van, y te inviten a acompañarlos – nunca a seguirlos.

Recuerda: Tienes ojos para ver; tienes cerebro para pensar; tienes boca para opinar; y tienes pies para ir o venir… Así que no dejes de ver, de pensar, de opinar y, sobre todo, no dejes nunca de caminar.