LO MALO DE SER LESBIANA, Y DE NO SERLO

Lo malo de ser lesbiana es que no tiene nada malo. Lo bueno de ser lesbiana es que, siéndolo, tendrás las mismas cosas – buenas y malas – que aquellas que no lo son.

All Things Australia - Australian Style – The Freedom State


Lo malo de no ser lesbiana es que no tiene nada malo. Lo bueno de no ser lesbiana es que, no siéndolo, tendrás las mismas cosas – buenas y malas – que aquellas que sí lo son.

AQUELLA CHICA DEL INSTITUTO

La imagen puede contener: una o varias personas y personas sentadas

SI ELLA HUBIERA SABIDO ALGUNA VEZ LA SONRISA ESTÚPIDA (RISA DE TONTO) QUE SE ME DIBUJABA CADA VEZ QUE HABLABA DE ELLA, O CADA VEZ QUE CONTABA ALGO QUE TUVIERA QUE VER CON ELLA, O CON ESO QUE YO LLAMABA “NOSOTROS”… A ELLA NO LE HABRÍA QUEDADO MÁS REMEDIO QUE BORRÁRMELA (LA SONRISA ESTÚPIDA) ¡Y CON UN BESO!

DE OTRO MODO HUBIERA SIDO SU CHICO QUIEN ME LA HABRÍA BORRADO… PERO NO CON UN BESO. TE LO ASEGURO

Y si…?

Imagen relacionada

¿Y si lo que realmente quería Wally era que nunca lo encontráramos y lo dejáramos en paz? ¿Y si era por eso por lo que se escondía continuamente? ¿Y si, una vez más, nos hemos metido donde no nos llaman? ¡Qué manía la nuestra!

QUERIDAS HIJAS dos puntos

¿Habéis visto el video? Pues así es la vida que os espera. Iréis por vuestro camino, paseando un día, otro corriendo, otro saltando… Y habrá días que simplemente os apetecerá no caminar. Si vas bien acompañado podrás seguir avanzando, o incluso retroceder – si es lo que te apetece hacer – e incluso podrás detenerte para meterte en algún que otro charco. Lo importante es que ese que va contigo, si es un buen compañero de viaje, te esperará, y seguirá caminando junto a ti. Es más, si es el acompañante idóneo para ti, también disfrutara al verte disfrutar.

Pero hay algo más importante aún en ese camino de la vida: No tengas miedo a meter tus pies en un charco si te apetece hacerlo. Tus pies son tuyos, como lo es tu deseo de divertirte. Tus zapatos también son tuyos – y se pueden romper – pero estos se pueden reemplazar por otros… El deleite de ese momento, ya no… Ese ya no volverá.

¡Claro que habrá otros momentos! Pero ya no serán ese.