SECRETO PÚBLICO

Sé que cometo un terrible error al publicar mi secreto, pero correré el riesgo de que los demás lo conozcan solo por ver brotar su sonrisa. Correré el riesgo de hacerla aroma que llegue a los demás… En la vida hay que correr riesgos… En la vida también hay que devolver los regalos.
Sí, esto es una carta de agradecimiento a quien, sin saberlo, se atreve a hacer que un 14 de Febrero no se celebre el manido San Valentín, sino – otra vez – la maravillosa noche de reyes. Esto es una carta de agradecimiento a quien permite abrir su regalo todas las mañanas, sin lazo, sin aspavientos, sin manos… ¡Solo con los ojos!
Esta es una carta de agradecimiento a quien se permite perfumar las noches veraniegas de Febrero con sus excelentes aromas sibaritas y con las púberes turgencias de una carne donde siguen resbalando unos dedos a su antojo, dibujando pistas de esquí ardiente que aún ansía recorrer.
Esta es una carta de agradecimiento a quien es capaz de abrirse mostrando su rosa verde, su rosa más limpia, haciendo que su dulce piel escandalice el aire que se respira cada mañana justo antes de despertar, y que el ritmo de su carne aún virgen se aclare una impúdica mirada y acelere el pulso de una excitación que no cesa.
Esta es una carta de agradecimiento a esa persona que mezcla luces y sombras que brotan de su respiración al mezclarse con los rayos de sol que entran con las hebras inocentes de la mañana.
Esta es una carta de amor a esa que sale de la ducha, aún bañada en vapores de libiano mimbre, al ritmo que marca el vaivén de esa toalla que cimbre su talle y que no tardará en caer, esparciendo ese polen de adoradores lúbricos que ofrecerá a los altares de unos ojos, siempre atónitos, dando paso a la mejor de las funciones, esa de la que él será espectador único.
Esta es una carta de redención ante quien se puede mirar a diario escondido tras el cartel de “Prohibido el paso”, a quien se puede mirar de forma tibia, serena y entera, henchido de dulzura, mientras ella acaricia el aire con el baile quebrado de esos senos que se pierden en la suma suavidad del deleite.

Esta carta no es una carta de agradecimiento, ni de amor. En realidad tampoco es una carta… Esta carta es una bendición: la bendición de tener la suerte de poder tenerla tan cerca… ¡Y había que decirlo!

CUIDADO CON CUPIDO ¡ANDA JUGUETÓN!

image

¡Venga, queridos mortales, que hoy hace bueno! ¿Qué os pasa hoy? ¿No pensáis salir a la calle? ¡Venga, chicos y chicas… Que os estoy esperando!

Bueno… Ya saldréis… Hoy pienso liarla parda, así que… ¡Cuidado!

CUPIDO EN EL ARTE

Cupido y su madre, Venus, han sido muchas veces retratados por los grandes artistas. He aquí algunos ejemplos del que, sin duda, más cuadros hizo de ellos: François Boucher.

Resultado de imagen de CUPIDO ARTE
Imagen relacionada
File:François Boucher - The Toilet of Venus - WGA2921.jpg
Imagen relacionada
Resultado de imagen de CUPIDO venus boucher
Resultado de imagen de CUPIDO venus boucher
Resultado de imagen de CUPIDO venus boucher
Resultado de imagen de CUPIDO venus boucher
Resultado de imagen de CUPIDO venus boucher
Resultado de imagen de CUPIDO venus boucher
Cuadro "Cupido y Psique, niños"
@TrashySoda
Arte
@TrashySoul
papel arroz decorado...... por ti mism@!!!!!! | Aprender manualidades es facilisimo.com
AC 100657

¡MALDITA DROGA!

PINTOR: GIORGO RORRIS

¡Maldita sea la droga! Fue ella quien la hizo morir…
Cuando vi a mi madre muerta en su habitación, a pesar de que era de día parecía que toda su cama era de noche.
¡Maldita sea la droga! Es ella quien me hace vivir…

Dedicado al Pinyi, y a su cuadro favorito.

QUERIDAS hijas dos PUNTOS

La imagen puede contener: exterior

Si no le haces caso a uno que le gusta el techno cuando te dice que le parece horrible el rock ¿por qué le haces caso a quien dice que no eres guapa, o que no estás bien, o, simplemente, que no le gustas?

¿No te das cuenta? ¡Son gustos! Y cada uno tiene el suyo. Tú tienes que gustarte a ti, y así será más fácil gustar al resto de la gente… ¡Si es gente!

HACE VERANO: los c@lores de la noche

Era muy de madrugada ya. Tanto que el día ya empezaba a calentar para salir a escena en breve. Hacia calor y los calores – y los colores – de la noche descansaban sobre su tez morena. Dormida sonreía… ¡Qué pena que nadie estuviera observándola en ese momento! Sin duda estaba inmersa en un sueño plácido. Los dos dormían plácidamente pero ella, de repente, al oír el ronquido extraño de su perra enferma, abrió los ojos y, contrariada por haber salido de aquel sueño, se giró sobre el otro lado de la cama. Justo en el mismo momento en el que ella separó sus párpados sucedió la magia… En ese justo momento ella le despertó a él.
Ya sé que me dirás que puede parecer algo normal que él se despertara al mismo tiempo que ella, y que eso pasa mucho en todas las camas del mundo. Ya sé que para ti no será nada especial, pero ¿y si te digo que ellos dos dormían en almohadas separadas, en camas diferentes, y en casas muy lejanas…?

¿y si te digo que ellos dos se amaban en secreto? ¿Y si te digo que los dos estaban soñando lo mismo hasta que ella se despertó? ¿A que así sí que parece magia?

COMO SI NADA

Ella iba por la calle, con su elegante sombrero, como si nada.
Ella se tomaba su vinito, junto a su perro, como si nada.
Ella estaba siempre en compañía de amigos que la querían, como si nada.
La gente la quería sin más. Así, como si nada.
Ella siempre tenía un saludo amable, y un cariño, como si nada.
Ella vivía y dejaba vivir, así, como si nada.
Ella cantaba a la vida, como si nada.
Ella era una persona de verdad, como si nada.

Y mientras ella iba por la vida, como si nada; otros cinco eran felices… ¡Como si todo!
Y lo eran, en parte, gracias a ella que, sin hacer nada, hacía todo.