HACE VERANO: los c@lores de la noche

Era muy de madrugada ya. Tanto que el día ya empezaba a calentar para salir a escena en breve. Hacia calor y los calores – y los colores – de la noche descansaban sobre su tez morena. Dormida sonreía… ¡Qué pena que nadie estuviera observándola en ese momento! Sin duda estaba inmersa en un sueño plácido. Los dos dormían plácidamente pero ella, de repente, al oír el ronquido extraño de su perra enferma, abrió los ojos y, contrariada por haber salido de aquel sueño, se giró sobre el otro lado de la cama. Justo en el mismo momento en el que ella separó sus párpados sucedió la magia… En ese justo momento ella le despertó a él.
Ya sé que me dirás que puede parecer algo normal que él se despertara al mismo tiempo que ella, y que eso pasa mucho en todas las camas del mundo. Ya sé que para ti no será nada especial, pero ¿y si te digo que ellos dos dormían en almohadas separadas, en camas diferentes, y en casas muy lejanas…?

¿y si te digo que ellos dos se amaban en secreto? ¿Y si te digo que los dos estaban soñando lo mismo hasta que ella se despertó? ¿A que así sí que parece magia?

Un comentario

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .