SECRETO PÚBLICO

Sé que cometo un terrible error al publicar mi secreto, pero correré el riesgo de que los demás lo conozcan solo por ver brotar su sonrisa. Correré el riesgo de hacerla aroma que llegue a los demás… En la vida hay que correr riesgos… En la vida también hay que devolver los regalos.
Sí, esto es una carta de agradecimiento a quien, sin saberlo, se atreve a hacer que un 14 de Febrero no se celebre el manido San Valentín, sino – otra vez – la maravillosa noche de reyes. Esto es una carta de agradecimiento a quien permite abrir su regalo todas las mañanas, sin lazo, sin aspavientos, sin manos… ¡Solo con los ojos!
Esta es una carta de agradecimiento a quien se permite perfumar las noches veraniegas de Febrero con sus excelentes aromas sibaritas y con las púberes turgencias de una carne donde siguen resbalando unos dedos a su antojo, dibujando pistas de esquí ardiente que aún ansía recorrer.
Esta es una carta de agradecimiento a quien es capaz de abrirse mostrando su rosa verde, su rosa más limpia, haciendo que su dulce piel escandalice el aire que se respira cada mañana justo antes de despertar, y que el ritmo de su carne aún virgen se aclare una impúdica mirada y acelere el pulso de una excitación que no cesa.
Esta es una carta de agradecimiento a esa persona que mezcla luces y sombras que brotan de su respiración al mezclarse con los rayos de sol que entran con las hebras inocentes de la mañana.
Esta es una carta de amor a esa que sale de la ducha, aún bañada en vapores de libiano mimbre, al ritmo que marca el vaivén de esa toalla que cimbre su talle y que no tardará en caer, esparciendo ese polen de adoradores lúbricos que ofrecerá a los altares de unos ojos, siempre atónitos, dando paso a la mejor de las funciones, esa de la que él será espectador único.
Esta es una carta de redención ante quien se puede mirar a diario escondido tras el cartel de “Prohibido el paso”, a quien se puede mirar de forma tibia, serena y entera, henchido de dulzura, mientras ella acaricia el aire con el baile quebrado de esos senos que se pierden en la suma suavidad del deleite.

Esta carta no es una carta de agradecimiento, ni de amor. En realidad tampoco es una carta… Esta carta es una bendición: la bendición de tener la suerte de poder tenerla tan cerca… ¡Y había que decirlo!

7 comentarios

  1. me encantaria que alguien me escribiera algo así, de verdad: abrirse mostrando su rosa verde, su rosa más limpia, haciendo que su dulce piel escandalice el aire que se respira cada mañana justo antes de despertar, y que el ritmo de su carne aún virgen se aclare una impúdica mirada y acelere el pulso de una excitación que no cesa

    Me gusta

  2. ¿sabes qué es público y notorio? que tienes unas ideas estupendas, una imaginación increíble, pero que no te paras a arreglar las cosas. Si lo repasaras todo al menos diez veces antes de publicarlo tendrías auténticas maravillas ¡Hazloooooooo! Merecerá la pena

    Me gusta

  3. pues a mi me parece que lo mejor que tiene es precisamente su espontaneidad. Escribe las cosas del tirón, y las sube tal cual. Le he visto escribiendo sobre una foto o un cuadro y es una pasada. Tarda apenas cinco minutos en montar una historia ¡Y sin pensarla siquiera! Parece que es el cuadro el que le dicta y él solo escribe. Es verdad que no es Cervantes pero tampoco lo va a ser. Cada uno tiene su don, y el suyo es el de inventar historias, y no escribirlas.
    Un dia me dijo que se aburría corrigiéndolas, que él escribe como el que ve la tele. Se divierte escribiendo. Si le quitamos eso dejará de divertirse

    Me gusta

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .