Queridas hijas DOS PUNTOS

Aunque alguien os caiga mal puede enseñaros muchas cosas. Un ejemplo es Piqué, el futbolista, que se siente catalán, y no español, y siempre criticó la falta de respeto de muchos hinchas españoles cuando insultaban un sentimiento como el catalán. Ayer, en Cataluña, hizo lo mismo con los catalanes que insultaban a España, cuando lo más fácil hubiera sido callar.

Eso es ser coherente y consecuente. Intentad ser así y cambiarán muchas cosas

¿QUIERES SALIR CONMIGO?

image

– ¿me invitarás un día a salir? – me preguntó ella en el patio de la facultad, cansada de aquella timidez de ambos que no terminaba nunca de romperse
– sólo te invitaré a salir si tú me prometes que, después, me invitarás a entrar – le respondió él.
Y así fue… Ella por fin consiguió salir con él, como tanto deseaba, y él, por fin, pudo entrar en ella, como tanto deseaba.

Podría decirse que ambos perdieron cuando aquello se rompió tiempo después… Pero también podría decirse que ambos ganaron eso que tanto desearon hacer.

dedicado a la chica de verde

¿ENFERMA? ¡ENFERMOS ELLOS!

image

Esa mañana separó sus párpados y notó algo raro. Su habitación no era la de los últimos años, sino aquella de los primeros… Antes de abrir los ojos del todo decidió que no quería ir a trabajar a esa aburrida oficina, siempre llena de gente aburrida, mustia, siempre con prisas y malos modos. Tampoco quería ir al cole, como cuando era niña… Ni siquiera quería quedarse en la cama. Esa maňana decidió dejar de ser mayor y volver a ser niňa otra vez… ¡Ella quería volver a jugar!
¿Y sabes? Eso es justo lo que hizo. Jugó a ser niňa, y, lejos de perder un día de sueldo, ganó un día a su propia vida, aunque los demás creyeran que estaba enferma…

¿Enferma? – pensó, sin perder un atisbo de aquella maravillosa sonrisa -¡Enfermos ellos!

EL FUTURO NECESITA AQUELLOS BESOS DEL PASADO

image


Dicen que antiguamente la gente, cuando se encontraba por la calle, después de algún tiempo sin verse, se tocaba, se abrazaba y se besaba. Ese tiempo podía ser de un día, de una semana, de un mes, o de un año… En realidad el tiempo no era lo importante; lo realmente importante era la alegría que despertaba en ti ese ser que, de pronto, te reencontrabas en tu vida… Dicen que, incluso, lo hacían sin miedo, con naturalidad, como se hace fuera las cosas que salen de dentro… Dicen que incluso había algunos locos, y algunos ángeles, que te cogían la cara entre sus manos mientras lo hacían… Dicen que incluso un beso era capaz de hacerte caer al suelo, y que no te levantabas hasta que el beso hubiera terminado…

Muchos dicen que eso ya no volverá a pasar ¿Quién lo dice…? Yo sé que sí volverá a pasar porque las cosas importantes de verdad, las que cambian el mundo a aquello que ya fue, al final siempre reaparecen… Y más si ya las hemos visto, y las recordamos, y, sobre todo, si las contamos a aquellos que no tuvieron tanta suerte.
Hay que contarle a las nuevas generaciones que el mundo ya existía antes, que no se ha inventado nada nuevo, pero que sí se han olvidado muchos milagros… Hay que decirles ya no es necesario leer poesía, sino hacerla…
¡A diario!
¡En cualquier lugar!
¡Con cualquier persona!