MANERAS DE VIVIR

Habláis de modernidades, de aceptación, de dejar que cada cual haga lo que quiera con su vida mientras no se meta en la de los demás, de libertad de conciencia, de libertad sexual… Y todos los que decís eso os consideráis modernos.

¿Sabes quién era moderno? Moderno era Rosendo Mercado, cuando en los años 70, calificaba a todo eso con una simple expresión: “Maneras de vivir”

WHILE SHE SLEEPS

image

Para fomentar mi insomnio – a mí me gustaba no estar dormido a su lado – lo mejor era contar los lunares de su piel mientras ella sí que dormía plácidamente a mi lado.

HACE VERANO

Ella nunca se dio cuenta, pero cada sonrisa que destejía de su boca, cada mirada que dejaba escapar del balcón de sus ojos, y cada paso que daba, iban dejando una huella muy profunda en él… Ella, con cada suspiro, iba dejando en el aire eso que algunos llaman “las cosas del amor”.

Ella nunca se dio cuenta… ¡Y eso que él no paró de repetírselo!

LA CLAVE

La imagen puede contener: 1 persona

Ella fue la clave de aquel guión, la clave de acceso, la clave de aquel problema, la clave de seguridad, la clave de sol, la clave de fa, la clave de todo, y, finalmente, ella fue la clave de nada.

DEPRESS

image

Hay días en los que su amanecer sigue siendo la misma tumba en la que nos metimos el día anterior…

Y las sábanas no son de agua, sino de fuego; y tu cuerpo no se enfría, sino que arde de dolor… Y ese dolor se abraza a ti, sabiendo que es tan parte de ti como tú mismo, y que nadie puede echarlo de “su lugar”. Después el amanecer pasa – aunque no pase – y todo el día se vuelve, otra vez, noche… Como el día anterior, y el otro, y el otro…

QUERIDO BANCO DE ESPAÑA:

banco de españa bilaketarekin bat datozen irudiak

Ahora el Banco de España pide a los mileuristas que ahorren más y mejor porque no lo están haciendo muy bien. Menos mal que lo dice el Banco de España, que es el que sabe lo que tienen, en qué lo gastan, y por qué, al final de mes, no tienen nada… Bueno sí que tienen: ¡Deudas!

Para recordárselo:

Cobras 1000, pero tienes que pagar 400 por la vivienda, un mínimo de 250 en facturas (agua, luz, teléfono), unos 300 en comida y bebida… ¡Ya van 950!

Y espera que no tengas que ir al dentista, que tengas que arreglar cualquier cosa, o que te cueles un día al estar de fiesta…

Querido Banco de España: no tendrías que dar tantos consejos, sino soluciones.