COMPARTIR PUERTA

Y así fue como empezaron a gustarme… Como tienen que gustar las cosas: sin sentido alguno.

Ella estaba en aquel allí. Él estaba en el otro aquel allí. Cada uno era de una puerta diferente, pero los dos morían por compartir la misma, al menos un momento… ¡Su momento!

¡Y eso hicieron! Estuvieron en esa puerta todo el tiempo que pudieron, disfrutando de algo único, viviendo un momento irrepetible… Hasta que tuvieron que volver a sus puertas por el bien de todo el mundo.

LOS HUMANO Y EL PASO DEL TIEMPO

image

Cuando uno está abajo, al principio, y mira para arriba, envidia al que ha llegado a la cima. ¡Quién pudiera estar allí ya!

Después, cuando es uno el que llega a la cima, envidia a los que están aún abajo, luchando por subir a ella… ¡Quién pudiera volver a estar allí abajo!

Algo así es lo que nos pasa a los humanos con respecto a la edad ¿no crees?

REGALOS DE VERDAD

Ha llegado el esperado momento del que tantas veces huimos, y al que tantas otras renunciamos solo por miedo… ¿Por miedo a qué? ¿Por miedo a que todo acabe mal? ¿Por miedo a lo desconocido? ¿Y no es mejor disfrutar de ese principio, y no pensar en el inevitable final?

Ha llegado el momento. Es ese momento en el que tu siempre lejana nariz se acerca por fin a la mía, creando esa música de tensión que sonaba en mi niñez cuando el gran tiburón amenazaba a sus víctimas… “Taran, taran, taratarataran”. Y se acerca tanto que ya no hay marcha atrás porque nuestros alientos ya se han enroscado.

Artículos similares a The Kiss, print from original watercolor painting by Jessica Durrant en Etsy

Entonces tus siempre esquivos ojos dejan de serlo, y crean una gran explosión sobre los míos, cegándolos en la excesiva brillantez de un bombardeo… “booooom” ¡No puedo ver nada! Ni quiero.

De pronto tu boca desenfunda sus labios, mostrándome la deseada alfombra roja que siempre quise recorrer, mientras tus dedos giran el cargador de un beso que no llega a salir del arma tan deseada y temida…

#relationship #goals

De pronto tu boca desenfunda sus labios, mostrándome la deseada alfombra roja que siempre quise recorrer, mientras tus dedos giran el cargador de un beso que no llega a salir del arma tan deseada y temida…

Entonces sucede el milagro ¡Sí, el milagro! y me besas a tientas, a oscuras, sin sonido ni tiempo, sin consciencia, como si todo el trabajo lo hicieran esas palabra que llevaba escribiéndote durante años, y la ternura primera se convierte en violencia… El silencio se hace estruendo dentro de mi boca.

Todo gira dentro de mí, que he pasado a ser una centrifugadora de emociones, una aspiradora de sensaciones, y un plumero que aleja el polvo de nuestros miedos absurdos.

— www.pinterest.com/aidasalva

Todo grita en mí. Mi sangre se hace oxigena y se limpia, y busca su salida siguiendo la alcalina saliva que corre hacia el volcán en el que conviertes mi boca junto a la tuya…

Aparto el pelo de tu cara, y te beso otra vez… Ahora soy yo quien te besa a ti, arrebatándote el poder que siempre tuviste sobre mí. Ahora tú te sientes igual que yo – no superior – y es entonces cuando nos miramos de nuevo y comprendemos que el deseo es otra cosa diferente a aquella que siempre nos habían explicado.
Y es que, al igual que nadie nos explicó nunca cómo había que hablar, lo aprendemos solos, observando, oyendo, viviendo… ¡besando!

Igual pasa con el deseo cuando aparece por sí solo, y no es sólo producto de todo eso que nos explicaron que tenía que ser. Eso que aparece uno lo siente cuando ve a esa Venus salida del cuadro, pero sólo lo comprende cuando, por fin, se atreve a pintarla y devolverla así al lienzo del que no debió salir.

Volvemos a besarnos. Nuestro beso nos desnuda. Nuestro beso derriba los diques que otros pusieron en nosotros, y, entonces, comprendemos… Comprendemos que nunca el amor debió ser prohibido, y, mucho menos, explicado… Y es que, fue la primera persona que escribió sobre la verdad del deseo el que hizo que se convirtiera en otra cosa… El deseo es lo que es. Nunca es otra cosa…

image

EL DESEO ES, SIN DUDA ALGUNA, EL MEJOR DE LOS REGALOS.