EL TRUCO FALLIDO

La imagen puede contener: una o varias personas y primer plano

Yo quería ser tu mago, pero uno de los buenos, de esos que fueran capaces de sorprenderte y, si no enamorarte, sí volverte loca de vez en cuando… Cuando estuviera a tu lado, o cerdca de ti, como me pasaba a mí contigo.
Pero nunca lo conseguí. ¡Y nunca me dolió! Tu magia era más poderosa que la mía, y solo con tenerte cerca era más que suficiente para mí. Y es que a tu lado, más que un mago, me sentía como un mal truco… En realidad tú eras el único mago en nuestra relación.
Yo te escribía poesías, y te mostraba mi admiración, pero tú…

Tú siempre me hacías desaparecer de tu lado. Además, sin barita mágica; tan sólo con esas palabras mágicas que tan bien pronunciabas:

“Nada por aquí, nada por allá” Eso era yo para ti.