“LANDALUZ” maneras de decir: “MUY BIEN, ESTOY ORGULLOSO DEL TRABAJO QUE HAS REALIZADO”

Imagen relacionada

10 MANERAS DE DECIR EN ANDALUZ: “MUY BIEN, ESTOY ORGULLOSO DEL TRABAJO QUE HAS REALIZADO”

  1. ¡Uy ahí!
  2. ahí está er tío
  3. ole tu polla
  4. con dos cohone
  5. no, ni na
  6. las clavao
  7. la vin, qué crack
  8. y lo querían tirar de chiquitillo…
  9. tas quedao en la gloria
  10. pa darte un premio
  11. has estao sembrao (Maisa)

Y una de regalo: “cúchilo”

LA GITANA EN SU TORRE (CUADO DE JAVI RUZ)

La imagen puede contener: planta y exterior

La luz se adueña de la oscuridad de la noche, al igual que el ruido estival ensordece su invernal silencio… De pronto ella deja de ser una mujer para convertirse en toda Andalucía, el lugar donde, en verano, nunca sabes si es de noche o de día… Si es de día o de noche… Si es hoy, o si ya es mañana.

La larga melena se encaja sobre la piel, dormida sobre ella, formando caminos fértiles y aplastados, en perfecta alineación, haciendo que ese pelo parezca de nuevo lo que siempre fue: una parte más de la misma. Floridos claveles adornan ese manto oscuro, pareciendo veleros volando en una noche calmada. Sobre el mentón se dibuja un lunar tan negro como el color de ese pelo engominado, haciendo cosquillas a una piel que hace mucho que no siente roce alguno. El parche de su ojo desaparece también, y al fin puede ver con mayor claridad lo que sucede dentro, y no solo lo que sus ojos le muestran de fuera.

El vestido, que es una parte más de su cuerpo, convierte sus volantes en alas que no tardan en aturdir el calor de la sofocante noche que hace en esa torre de la edad donde la gitana se encuentra encerrada… ¡Suena la música fuera! y llega tan dentro que por fin comprende que no hay barrotes capaces de dejarla encerrada por más tiempo, que no hay edad que le impida sentirse joven otra vez, que no hay miedo que le impida volver a bailar como cuando era una niña ante esa música tan alegre…

Y el vestido, al son que marca su tranquilo taconeo, aletea, haciéndola flotar… Y los tan temidos barrotes del miedo que ella misma se impuso empiezan a ceder… ¡Y vuelve a volar! Sabe que le quedan pocas horas de vuelo, y tiene que aprovecharlas. Y eso hace… De pronto, ella coge el silencio reinante en su jaula y lo pone en otro lugar, escondido, apartado… Ella ha tomado una decisión, y es la de romper ese silencio asfixiante.

¿Cómo puede hacer algo tan difícil? ¿Cómo hace para romper ese silencio? Poniendo el grito en el cielo, que es donde tiene que estar… Para que todos lo oigan. Pero, sobre todo, para que lo oiga ella misma.

Texto: josamotril. Cuadro: Javi Ruz

A mis consus