¿CAMBIAR EL NOMBRE DE LAS CALLES?

Resultado de imagen de retirar abderramán

No me gusta la gente que no es moderada, y me da igual si es de izquierdas o de derechas, del Madrid o del barca, de los Rolling o los Beatles, o del coyote o del correcaminos… ¡Debemos buscar la moderación!

La primera vez que oí la noticia de que iban a quitar nombres de dictadores o de personajes nefastos de la historia de nuestras calles o plazas, no pude mas que sentir un poco de miedo. Mi ideología me hacía ver bien que quitaran esos nombres que atentaban contra la sensibilidad de mucha gente, pero también me hizo albergar un miedo que aún tengo…

Y mi miedo es este: ¿Quién decide qué atenta contra la sensibilidad de mucha gente? ¿Lo decide el gobernante de turno dependiendo de lo que él entienda que atenta contra su sensibilidad? Recordemos que cada uno tiene la suya.

¿Y no sería mejor dejar la historia donde está, recordarla, y, de paso, usarla para que los más jóvenes no la olviden? ¿No es bueno poder decirle a un niño que el nombre de tal calle lleva el nombre de alguien que hizo algo muy bueno para la sociedad, pero también el de alguien que hizo algo muy malo? ¿Y no sería bueno recordar ambas? La historia, nos guste o no, es historia, y no hay que ocultarla.

Recuerda: lo que es bueno para ti es malo para otros… ¡Y viceversa!

GENTE VESTIDA SIN ROPA

No hay descripción de la foto disponible.

El mundo, por suerte, está lleno de personas. ¿Qué sería de él sin ellas? Hay gente de toda condición, de todo color, de toda religión, de toda idiosincracia… ¡Y es que hay mucha gente! Pero poca gente – muy poca – es capaz de mostrarse en su más expuesta desnudez como parece ser cuando lleva la ropa puesta…

Cuando encuentras alguien así, cuando encuentras a gente que va siempre desnuda – lleve, o no, ropa puesta – es cuando comprendes que la vida, sin la gente, no es vida… Es otra cosa.

Dedicado a esa gente tan necesaria.

“la belleza de la luna”

La imagen puede contener: 1 persona

James Sant British (1920-1916): “la belleza de la luna”

Una de las cosas que más le gustaban a él de las noches de verano junto a su mujer no era no el reflejo de la luna sobre su espalda, sino el reflejo de su espalda sobre la luna.