ELLA NO QUISO SER POEMA

image

Sus cuerpos siempre estuvieron condenados al castigo de solo poder ser escritos en prosa. En cambio a sus bocas se les premió con el celestial honor de poder ser escritas en verso… Y lo mejor de ese premio era que esas bocas rimaban en asonancia y en consonancia… ¡Siempre que estaban cerca!Durante todo ese tiempo él se sintió poeta, pero ella nunca quiso ser poema. Y aquellos versos, siempre disfrazados de besos, aun rimando en consonancia y asonancia, nunca consiguieron tener resonancia.

Pero ella siempre sería la musa de aquel poeta… Aun sin poema. Y es que él, para conseguir su sueño de sentirse poeta, solo necesitaba una cosa. Y esa cosa no era talento, ni tiempo, ni imaginación, ni siquiera técnica… Él solo necesitaba alguien que le susurrara todas aquellas frases: su musa… Ella.