SÍ QUE HAY UNA PENA MÁS GRANDE QUE LA DE SER CIEGO EN GRANADA…

La imagen puede contener: una o varias personas, árbol, planta, exterior y naturaleza
Granada, septiembre de 2019.

Démonos limosna a nosotros mismos, pero sin necesidad de meter la mano en el bolsillo. ¡No es ahí de donde hay que sacarla!

Démonos esa limosna tan necesaria para que, por fin, se enriquezca nuestra alma, cada vez más empobrecida. Y démonos vergüenza…¡Pero mucha! ¡Todos!

Porque sí… Sí que hay una pena más grande que la de ser ciego en Granada, y no poder ver sus maravillas… ¿Sabes cuál es? ¡La pena de ser invisible a los demás!
Firmado: Un “granaino”

Nota: Ya se sabe de la situación de esa pobre mujer. Y aún no ha empezado el frío (frío que, por cierto, en Granada es terrorífico). ¿Se hará algo por ayudarla? ¿Y no me refiero a la gente de la calle, sino a las instituciones oficiales? ¡Es una anciana, por dios!