A VECES, SOLO A VECES, ES MEJOR LA PELI QUE EL LIBRO (desvarío mental)

A veces – muy pocas, eso sí – la película supera al libro que la inspiró. Y es maravilloso cuando te conviertes en el increíble co-protagonista de esa película, de esa historia, o de ese mágico momento…

Hagamos más películas, y menos LIBROS.

EL ARTE, SI ES COMPROMETIDO, ES MÁS ARTE

Esta obra se llama “Visualización de la pobreza” y me parece simplemente espectacular.

¿VOLAMOS CON MARCOS Y MARÍA?

Esta es la historia de Marcos y de María. ¿Que quiénes eran…? ¿Que qué eran…? Pues la verdad es que no sabría decirte qué eran, pero sí podría decirte claramente quiénes eran.

Marcos y María eran dos niños que vivían mucho más cerca de casa de lo que ellos mismos, y los demás, creíamos. Marcos y María eran dos niños que, aunque al principio fuera difícil de entender, ya habían conseguido desaprender todas las lecciones mal aprendidas por los demás, y de las que tanto cuesta escapar.

Marcos y maría eran dos niños que ya sabían que un ser vivo no necesita pies para poderse mover. Marcos y Marían eran dos niños cuyo movimiento de alas hizo que todos los demás detuviéramos el paso de nuestros pies, esos pies que por más rápido que avancen nunca nos llevan a ningún sitio… O, al menos, a ese sitio donde todos quisiéramos estar.

Marcos y María eran dos niños que, muy pronto, empezarían a andar, pero para el otro lado: para el de la verdad. ¿Que por qué lo sé? Porque solo alguien que consigue volar tan alto como han hecho ellos puede desandar para el otro lado: el no equivocado… ¿Les seguimos?

Gracias Marcos. Gracias María.

La mirada de Cruz, casi diez años después

Cruz era una niña tan pequeña, tan pequeña, pero que tan pequeña, que aún no estaba preparada para tener miedo… ¡Por eso estaba tan asustada!

Todos hablaban de la nueva hermanita, pero ella no entendía bien. Había visto a mamá irse con mucho dolor, con su gran “panceta” y no sabía qué se encontraría cuando volviera a verla. Cuando llegó a ese extraño hospital pudo al fin volver a verse con su mamá, la princesa de sus cuentos, la protagonista de la película que era su vida, y a quien había echado mucho de menos a pesar de que solo había trascurrido un día sin su olor, sin sus besos, sin sus abrazos, y, sobre todo, sin su complicidad… Y eso para una niña como ella, era demasiado tiempo.

Recorriendo el largo pasillo de la planta esperaba ansiosa volver a verla… Yo lo notaba por el sudor de su mano y por el tintineo de sus dedos bajo la palma de la mía. También estaba ansiosa por ver a esa hermanita de la que tanto le habían estado hablando – fuera lo que fuera eso. Al llegar a la habitación, toda la emoción – y también la alegría – se desdibujó de su carita… Yo lo vi, y me sentí como ella… Me sentí ella. Su mamá tenía entre sus brazos otra luz que no era ella, una luz diferente y desconocida, a la que dedicaba esa mirada que a ella siempre había pertenecido… Y por primera vez en su corta vida se sintió fuera de lugar… Por un momento llegó a creer que dejaba de tener importancia.

Cruz sintió miedo, y fue capaz de sentir todo su peso… que era mucho. Y dolía, y, sobre todo, asustaba. Por eso quiso llorar, y por eso quiso irse de allí, y volver a su castillo, ese en el que la suma “ella más su mamá” era siempre uno, y no dos como ahora parecía…

Casi diez años después Cruz tiene muchas sumas más en su vida, y todas maravillosas, y aquella suma que tanto temió “ella más su mamá eran uno, y no dos” ahora no le daba tanto miedo… Al revés, incluso le gustaba hacerla de vez en cuando…

Nota: Escribirle es tan fácil.. . Es una tia estupenda, callada, tímida, y siempre da un paso atrás para no destacar, pero no lo consigue: destaca sin querer. Así es Cruz. No cambies.

¿Y si, en lugar de ser una parte más del problema, callando como hacemos siempre, nos convertimos en parte de la solución, hablando y convenciendo como no hacemos nunca?

Dos ejemplos claros de que lo que está pasando en España ni es serio… ¡Ni es de recibo!

A base de mentiras, intereses, y falta de concordia, nuestros representantes están haciendo que esta sociedad se vaya a pique:”El facha defendiendo la libertad de expresión, y el demócrata impidiéndosela”. Para más “inri” el demóctrata es el rapero que hace poco defendía la libertad de expresión en un juzgado. ¿Él si puede usar la libertad de expresión para manifestar algo en lo que cree, pero el otro no puede por hacer lo mismo? ¿Él sí puede, pero los demás no?

Y sí, es verdad que el facha es un provocador, pero en una democracia seria y convincente suele ganar el más listo, o el verdaderamente demócrata…

Repito: esto es lo que nuestros lamentables representantes están haciendo con esta sociedad.

Estas mismas personas fascistas que ves atacando, insultando y menospreciando a los agentes de la Guardia Civil son los que se indignan porque en Cataluña los independentistas no respetan el orden, ni la ley, ni a la Guardia Civil. Los independentistas no pueden ir contra la ley por obra y gracia de su creencia, pero los fachas sí pueden por obra y gracia de la suya? ¿Ellos sí pueden, pero los demás no?

EN ESTE PAÍS EMPEZAMOS A DEFENDER LAS COSAS – O LAS ATACAMOS – DEPENDIENDO DEL LUGAR DONDE ESTEMOS, Y NO DEPENDIENDO DE QUE SEA JUSTO, VERDADERO, O LEGAL.

Y DE UN FASCISTA SE PUEDE ESPERAR PORQUE ES LO QUE HAN HECHO SIEMPRE (ES SU BANDERA) PERO ¿DE UN DEMÓCRATA? LOS PARTIDOS POLÍTICOS TIENEN MUCHA CULPA, SI NO TODA.

Y mi propuesta: ¿Y si, en lugar de ser una parte más del problema, callando como hacemos siempre, nos convertimos en parte de la solución, hablando y convenciendo? Aplaudamos las cosas justas, hagamos que sean visibles, y denunciemos todas las injustas, aunque vayan en la “línea editorial” de tu partido de turno?