ALGÚN DÍA HARÁN PELÍCULAS QUE NOS AVERGONZARÁN

Algún día nuestros nietos verán en el cine películas de esto que está pasando a diario frente a nuestros sentidos, y se emocionarán como nosotros nos emocionamos al ver lo que pasaba en aquellos campos de concentración de los años 30 y 40. Y si nos emocionamos al verlo es porque pensamos: “¿Cómo nadie lo impidió?”

Cuando hagan esas películas de lo que está pasando ahora mismo en el Mediterráneo, y en muchos otros lados del mundo… ¿qué pasará con nosotros? ¿Saldremos de coprotagonistas, como esa otra parte que sabía lo que estaba pasando y miraba para otro lado? ¿Sabrán nuestros nietos que sus abuelos sabíamos todo esto, y no hacíamos nada?

¿Duele? Pues es justo lo que estamos haciendo. Y lo peor de todo: ¡Lo sabemos!

Y si no hacíamos nada es también justo que sepan que era precisamente por culpa de aquello que precisamente tenía que arreglar todo esto: la mala política, esa que lleva tiempo acompañándonos, y que se empeña en que discutamos – incluso en los congresos- sobre lo que no debería de tener discusión alguna: salvar una vida humana.

Pero ese es el juego de la mala política: mezclar todo para liar, para liarnos, y así manejarnos, y hacernos callar. La mala política usa el argumento de “¿y qué hacemos luego con ellos?” haciendo que ni nos planteemos lo esencial: evitar que mueran. Claro que habrá que trazar un plan, e incluso devolverlos a sus países de origen, pero para ello habrá que ayudarles primero, y, sobre todo, no dejarles morir. ¿Lo dantesco de todo esto? Que suelen ser precisamente esos políticos que defienden la palabra de la biblia los que deciden hacer todo lo contrario de lo que sus evangelios predican.

Por suerte para esos partidos políticos los demás no somos como ellos, y no pedimos su ilegalización, como ellos sí se atreven a pedir para todo aquel que no piense como él en cualquier otro tema, que para ellos sea importante. Estos de los que hablo, que, en lugar de ayudar, se atreven incluso a pedir que no se les rescate por nuestro bien, sí que deberían ser ilegalizados… Pero no por la justicia, sino por nuestros votos.

Un partidoo que antepone cualquier interés (aunque sea el de la mayoría) a una vida humana abandonada a su suerte, es un mal ejemplo para que la vida siga adelante, y no deberíamos permitir que ocupara un escaño que nos representa a todos.

Nota para aquellos que les gusta tanto palabras como “demagogia” o”buenismo”: esas dos palabras solo las utiliza aquel que no quiere arreglar algo que sabe que está mal hecho.

Un comentario sobre “ALGÚN DÍA HARÁN PELÍCULAS QUE NOS AVERGONZARÁN

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .