Vale, es verdad que nunca te lo dije con la boca. Pero ¿me vas a decir que tampoco lo escuchaste nunca de mis ojos? ¿Nunca? Creo que es el momento de que lo oigas. Así que, ponte un audífono, unas lentillas, o lo que te resulte más cómodo porque, aunque nunca lo escuchaste, yo siempre te lo dije. Y ahora voy a hacerlo otra vez…

2 comentarios

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .