La chica que siempre estuvo bajo el paraguas

image

Como nunca pudo hacer que aquella chica fuera suya, y tampoco pudo contarle nunca ese gran secreto que era el de estar a su lado casi a diario en aquel maravilloso instituto que compartían, se dedicó a escribirle en privado, casi a diaro. Lo hacía todas las tardes, mientras hacía sus deberes, o estudiaba, y pensaba en ella, imaginando que la mano que la acompañaba en sus paseos hacia el “Bloody” era la suya, y no la de aquel otro tipo.

Pero, por más que él intentó mancharle la piel con cada una de las letras que le escribió, y con cada una de aquellas frases que le dedicó, ella nunca quiso mojarse bajo aquel diluvio de aquellas sinceras frases nacidas de cada uno de sus suspiros…

2 comentarios

  1. no dejes de escribir cositas de estas. Las echamos de menos y nos ayudan también.
    Gracias josa, eres todo corazón. Cuando esto acabe pedazo de beso te vas a llevar

    Me gusta

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .