LA BOYA

Todos los años nado hasta ella antes de marcharme. En realidad no sé por qué lo hago, pero así es. Hace pocos días fuimos nadando hasta ella… ¡Desde la orilla! Otra vez. Y fue igual de bonito que siempre, como cuando eráis pequeños y me decíais: “¿vamos hasta la boya?” e íbamos, muchos con manguitos, a pesar de las “regañeras” de los mayores.

A muchos esa boya les parecerá un simple adorno, o un límite marítimo, pero para nosotros la boya es otra cosa… ¿A que sí? “Ir a la boya” ha sido siempre nuestra manera de decir: “no hay quien pueda con nosotros… Ni siquiera el paso del tiempo”.

¿Verdad, Belén, Juanqui, Pablo, Aida, Carlos, Blanca, Jesús, Carmen, Paco, Paula, Cruz, Diego, Marina y África? Nadie podrá nunca con nosotros.

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .