CUENTO DE NAVIDAD: MAMÁ ¿TÚ CREES EN LOS REYES MAGOS?

navidad-136328

– Feliz Navidad, cariño – le dijo la mamá a su hija, abrazándose a ella en ese primer día de vacaciones.
– mamá, sé que la navidad no existe – dijo la niña muy seria.
– ¿Cómo dices eso? – preguntó la mamá, sin soltar a su hija en ningún momento.
– Los niños mayores del patio han dicho que la navidad no existe, que es un invento más del hombre. – Dijo de nuevo la niña, cabizbaja y entristecida.
– Pero cariño… No digas eso.
– Por favor, mami, no me cuentes más cuentos. Ya soy mayor.
– Está bien. Ya eres mayor… Ya tienes diez años, y puedes creer lo que quieras creer. De eso se trata esto de la Navidad, ¿sabes?.
– Pues no creo. Mis amigos no creen y yo no quiero ser el bicho raro de la clase.
– ¿Estás segura de que ninguno cree en la navidad?
– Bueno, todos todos… Unos sí, y otros no.
– Pues como pasa con todo, cariño.
-¿Y tú crees aún en la navidad?– preguntó la pequeña -. ¿Con lo mayor que eres?
– Sííííííí – contestó la mamá sonriendo emocionada.
– ¿Y, por qué crees?
– ¿Por qué? – contestó la mamá, besando a su hija, y sonriendo –. Ahora en navidad nos vamos al pueblo donde vivía cuando era como tú, y volveré a ver a los abuelos, a los tíos, a los primos, y pasaremos allí las dos semanas más felices del año, todos  unidos, sin necesidad de otra cosa que no sea el estar juntos ¿Te parece poco motivo para celebrarlo?
– Ya – dijo la niña, empezando a sonreír tímidamente -. Dicho así suena muy bien, la verdad.
– ¡Pues claro! Todo estará adornado, sonarán villancicos por las calles… Es verdad que este año no nos besaremos, ni abrazaremos, pero podremos mirarnos a la cara, y nos desearemos cosas bonitas. ¿No crees que es un buen motivo para decir FELIZ NAVIDAD?
– Sí, puede que sí. – Dijo la niña –.  Pero en lo que sí que no creo es en los Reyes Magos
– vale, pues no creas. Es Navidad, y cada uno puede creer lo que quiera.
– ¿Y tú sí crees?
– ¿En los Reyes Magos? ¿hablas de esos que nos traen esos regalos que llevamos esperando todo el año?
– Sí, esos.
– Pues claro que creo en ellos…
– Pero mis amigos dicen que son los papás, que los reyes no existen.
– ¿Eso dicen? Mira cariño, nunca he visto a los Reyes Magos, pero siempre me han traído regalos en esa noche mágica. Sean quienes sean suelen cumplir sus promesas
– ya, pero… ¿Tú les has visto alguna vez?
– Creo que no, pero tampoco he visto tu corazón, ni tu cariño, ni tu bondad… Y sé que existen. Además, ¿no es más bonito creer en ellos? Recuerda lo emocionante de hacer la carta, la ilusión con la que recogemos los caramelos en la cabalgata, y la magia de esa noche cuando nos vamos a dormir… ¿Sabes? Yo sigo acostándome esa noche con la misma ilusión que tenía cuando era niña… O más aún porque ahora los espero a través de tu ilusión.
– Entonces, mami… ¿no es la Navidad un invento? ¿No es mentira?
– Querida, yo creo en la Navidad. Estoy segura.
– Gracias mamá.
– Gracias a ti, cariño. Eres tú quien hace que crea en la Navidad… Y, además, haces que crea en su magia todos los días del año.

A por el 2021

A por el nuevo año, que esperemos que sea mejor que el que se va.

Eso nunca se sabe. Así que, esperemos.

EL MEJOR REGALO DE ESTA NAVIDAD

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano y exterior

Este año que se va ha sido duro para todos, pero para algunos ha sido más que para otros. ¿Os acordáis de nuestros héroes de Marzo y Abril, esos que lucharon a diario, sin protección, dando la cara, y perdiendo la vida, y a los que aplaudíamos a las ocho de la tarde?

Pues yo, en Diciembre, Y EN NAVIDAD, voy a hacerles el mejor regalo: ¡Voy a hacer lo que ellos me piden que haga para que esto no se ponga peor! Y no nos piden tanto. Nos piden que hagamos lo que llevamos haciendo meses: “NO MEZCLARNOS”.

Y lo voya hacer por el bien de ellos, de los míos, de mis padres, de mis amigos, del mío, y el de todos.

Tú, haz lo que quieras. Ya eres mayorcito.

La imagen puede contener: texto que dice "Toque de queda especial en Nochebuena y Nochevieja Dos noches muy espe- ciales. Tanto la noche del 24 de diciembre como la del 31, el to- que de queda se retra- sa hasta las 1.30 h. 12 10 9 2 3 4 5 8 7 6 Más personas en las Solo en los 4 días más se- reuniones familiares: ñalados se amplía el aforo de las reuniones familiares 10 Se pasa de 6 a 10 personas siempre y cuando no per- tenezcan a más de dos personas grupos de convivientes."


Y claro que todo el mundo puede hacer lo que quiera, pero la ley es igual para todos.

Nos han dicho que no podemos ser más de 10 en Andalucía (6 en Madrid) y no más de dos burbujas familiares, y eso vamos a hacer… ¡Vamos a cumplir con lo que nos piden los sanitarios! Los demás tienen la obligación de hacer lo mismo: cumplir la ley… ¡Y ayudar!

Siempre será Navidad

Ese año no tenia ganas de celebrar la Navidad. Había sido un año duro, y parecía que había poco que celebrar. Ese año faltaba él, ese que había hecho que todas sus navidades fueran mágicas… ¿Cómo iba a tener ganas de celebrarlas?

Entonces miró a sus dos hijos sentados en el sofá. Parecían aburridos. ¡Era Navidad!

Entonces se acordó de ese que faltaba, y pensó, mientras recordaba las mágicas navidades de su infancia: ¿Acaso crees que él tuvo ganas de celebrar la Navidad todos los años? Seguro que no. Pero lo hizo… ¡Por su mujer, y por sus hijos!

-¡Chicos! – gritó a sus hijos, sonriéndoles, y ABRAZANDOLES, mientras sonaba un alegre villancico en su viejo tocadiscos – ¡FELIZ NAVIDAD!

A las Marisas

QUE SEA DIFERENTE, NO SIGNIFICA QUE NO SEA NAVIDAD

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

Este año toca celebrar la Navidad de otra manera. Este año toca celebrarla sin mezclarnos, sin grandes grupos de gente, y separados por burbujas familiares.

¿Por eso tiene que ser menos bonita? Pues seguro que sí.

Pero, ¿por eso tiene que ser fea? Seguro que no.

¡DE NOSOTROS DEPENDE!

La Navidad es algo que llevamos todos por dentro… ¡Y no por fuera!

CAFÉ CON LENNON

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

QUÉ POCOS HAN MEZCLADO EL BLUES Y EL ROCK COMO LOS ALLMAN

¡SERÁ POR PLAYAS…!

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior, texto que dice "NO DOGS NO BICYCLES NO SWINNING"

¿Ah, no? ¡Pues vamos a otra! ¡Será por playas…!

ATERRIZAJE FORZOSO

Siempre supe que llegaría un día en el que mis labios terminarían aterrizando sobre la peligrosa pista de aterrizaje que tienes escondida bajo el pelo, justo sobre tu cuello.

Momentazo histórico

Se llama Araceli, y es la primera vacunada en España contra la covid.

ESTO ES UN VILLANCICO PARA TODOS LOS GUSTOS

Un cuento triste que te sacará una sonrisa

image

Aquella niña era una niña muy feliz, aunque asomada a la ventana no lo pareciera. Y es que ese día parecía hipnotizada, incluso atrapada, y contagiada, por el grisáceo cielo que podía ver a través del cristal. Su mirada era “melancohólica”, demasiado para una niña tan joven, y miraba al exterior abrazada a su mejor amigo del mundo: su querido oso Manolo.

De pronto la puerta del dormitorio se abrió y apareció su mamá algo asustada. La había estado llamando durante un buen rato para que bajara a desayunar, pero la niña no contestaba… Y eso la asustó. Al entrar en la habitación, y verla allí, absorta y alejada del mundo, se acercó a ella y, con una sola caricia, la hizo volver de su pensamiento.
– Ah mami, no te había escuchado.
– Y me he dado cuenta, cariño. – Dijo la madre – ¿Qué te pasa?
– Nada, estaba pensando.
– ¿Y qué pensabas?
– ¿Es verdad que los niños como yo también se mueren? – preguntó, dejando a su madre sin respuesta, y sin habla.
– Bueno… Sí, cariño, todos nos morimos – dijo, intentando no mentirle.
– Pero… ¿También en navidad?
– No, en navidad no – dijo, sabiendo que, por una sola vez, no le quedaba más remedio que no decir toda la verdad.
– Y cuando lo hacen; cuando mueren, quiero decir…
– ¿Sí?
– ¿Van al cielo y viven en las nubes?
– Supongo que sí, cariño.
– ¿A que ahora que llega Navidad se ponen más tristes? ¿A que sí? Ahora no pueden estar con sus papis, y con sus abuelos.
– Claro, mi vida… Se ponen muy tristes, pero no pienses en eso ahora… La Navidad es algo alegre, y no triste.
– Tienes razón, mamá – le dijo abrazándola.
– Venga, cariño, baja que el desayuno se te va a enfriar.
– Sí, mamá, ahora mismo bajo – le dijo la niña, mientras la madre se paraba bajo la puerta y miraba a su hija que colocaba su oso Manolo sobre la cama.
– ¿Ves Manolo?  – Dijo la niña al osito de peluche que tenía entre sus brazos – ¿ves como es por eso por lo que está lloviendo? Son los ángeles llorando… ¡Lo sabía!




Imaginas las lágrimas de su mamá, supongo.