“NIÑA, NO LEAS TANTO”

Saida estaba siempre con un libro en sus manos, y con un velo negro sobre su rostro. Su padre, su hermano, sus amigas, e incluso su propio maestro, le dijeron siempre lo mismo: “Saida, no leas tanto. Es peligroso para una mujer. No leas tanto o acabarás perdiendo la cabeza, la feminidad, el juicio, e incluso el matrimonio…”

Todo eso le dijeron. Lo que nadie le dijo nunca es que, leyendo, también perdería el miedo.

De hecho, leyendo fue como perdió todos sus miedos. Miedos como el de no encontrar pareja algún día, el de salir de su pueblo alguna vez, el de algún día morir, y el más difícil de todos: el de ir contracorriente.

Leyendo Saida perdió el miedo… Y así ganó una vida.

foto de Susana

4 comentarios

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .