A OJOS DE SUS HIJOS…

Mi padre siempre huyó del protagonismo. Él siempre pensó que parecía uno más entre los demás … ¡Como si eso fuera posible!

Yo tenía amigos de cuyos padres unos decían que eran muy graciosos, o muy divertidos, o muy listos… De mi padre solo decían que era muy buena persona. Entonces, de niño, yo pensaba: ¿Solo? Ahora, de no tan niño, pienso: ¡Qué maravilla! Además, no había duda. Mientras que los divertidos, graciosos, o listos no lo eran para todo el mundo, o dependía de la situación, en el caso de mi padre era algo unánime: Él era persona para todos y a todas horas. Todos lo decían de él, y lo siguen diciendo.

Mi padre, además, me enseñó con su ejemplo que para tener tu propia luz no hace falta robar la de los demás, ni encenderla o apagarla cuando hubiera gente o no. Mi padre siempre ha tenido su luz, y siempre la ha utilizado para lo mismo: iluminar nuestro camino y hacerlo más fácil, lo que hacía que a veces no le viéramos a él en ese camino… O eso es lo que él cree.

Ahora vemos su luz con más fuerza, esa luz que nunca se ha apagado y que jamás se apagará y que sigue mostrándonos el camino que sus cuatro hijos queremos recorrer: el de ser algún día como él.

Pdta: por lo pronto su luz ya la tenemos dentro. ¡Ah! y gracias por cuidar así a mamá.

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .