YO NO QUIERO QUE MIS HIJAS PIENSEN COMO YO. YO QUIERO QUE PIENSEN

Nadie nace con odio hacia nadie… ¡Nadie! Los odios vienen impuestos, prescritos y mal enseñados. Lo más triste es que, la mayoría de las veces, son precisamente esos que tanto te quieren los que te hacen odiar.

Por eso son tan importantes las escuelas, y por eso es tan importante que en todas ellas se deje de lado el sectarismo de la política y de la religión, y se hable solo de humanidad.

En los colegios necesitamos una asignatura obligatoria que enseñe a los niños una cosa fundamental: NADIE ES MÁS QUE NADIE. TODOS SOMOS DIFERENTES, Y TODOS TENEMOS DERECHO A SERLO, PERO TODOS SOMOS UNA MISMA COSA: Personas. ¡Y TENEMOS QUE AYUDARNOS!

Un niño que no esté viciado por las costumbres de los mayores que le rodean siempre ayudará a quien lo necesite… incluso cuando no lo necesite, pero él crea que sí, sin necesidad de que se lo pidan.

¿Y si los mayores desaprendemos de una vez todo eso que sabemos que no está bien, y aprendemos a ser como los niños?

4 comentarios

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .