JUEGO DE IMÁGENES

9_rostrosEsta imagen tiene 9 rostros. ¿Los ves?

el_beso_y_la_cara

y aquí ¿dos caras besándose o una sola cara?

Anuncios

curiosidades de la peli IT (ESO)

IT.esoAlgunas curiosidades de la película IT. Lo pasé fatal viéndola, pero peor aún leyendo la novela. Desde entonces no me gustan los payasos. ¡Maldito Pennywise!

• En la película los niños hacen un dique que “inunda la ciudad”. Stephen King, en su autobiografía titulada “Mientras escribo”, cuenta que con su hermano Dave construyeron una pequeña represa que inundó la ciudad en la que vivían.

• La película que los niños están viendo cuando dejan caer las bebidas y las palomitas es: “Yo Fui Un Hombre Lobo Adolescente” (1957) de Gene Fowler Jr.

• Bill es autor de una novela de terror titulada “The Glowing” (El brillo intenso), una referencia a la novela de Stephen King “The Shining” (El resplandor).

• De esta miniserie se han realizado multitud de montajes distintos y cada uno con una duración diferente, la versión integra dura 192 min.

• La actuación de Tim Curry como Pennywise es tan escalofriante y real que los actores lo evitaban en la filmación.

• El guarda nocturno del manicomio se llama Koontz (Bill Croft), una referencia al nombre del escritor Dean R. Koontz. • El mayor temor del joven Richie Tozier (Seth Green) es un hombre-lobo; en la serie “Buffy, la cazavampiros”, el actor Seth Green hace de Oz, personaje que se convierte en hombre-lobo.

• El actor Jonathan Brandis fue protagonista en la serie “Sea Quest”, donde el también actor, Seth Green, tuvo varias apariciones, y su apodo era el de ‘hombre-lobo’.

• En la escena donde Beverly escucha las voces en el desagüe, un chico se identifica como Matthew O’ Conner, éste es el nombre del supervisor de producción en esta película; otra chica en el desagüe dice llamarse Vicky Burrows, es el nombre de la que realizó el casting para este filme.

• La actriz Laura Harris debutó como actriz en una película, tuvo una pequeña aparición, hace de Loni. • La miniserie está basada en la novela “It” de Stephen King.

JOSÉ MERCÉ CANTA “TE RECUERDO AMANDA” DE VICTOR JARA

José Mercé le encanta a alguien muy especial. Y esta canción. A mí ni uno ni otro. No le pillo yo el tranquillo a esto del flamenco. REconozco su arte y dificultad, pero…

EMILIO CALATAYUD (juez de menores de Granada) EN RATONES COLORAOS

como por aquí – por Madrid – no podemos verlo, aquí os dejo la entrevista a este peculiar juez de menores de la provincia de Granada. A veces asusta, a veces piensas que es algo… no sé. Lo que sí sé es que al final terminas dándole la razón.

UN LARGO VIAJE (otro capítulo de los dos)

Tres caraseste capítulo es el que va a continuación de OTRO TIPO DE DOLOR, y delante de A OSCURAS EN LA HABITACIÓN, que ya está en el blog.

El capítulo PORNOGRAFFÍTY  ha tenido, en estos dos días, 183 visitas. No está mal

Marga y Carlos acompañan a Javier y a Esther a Pamplona para asistir al entierro del padre de esta última. En el viaje vuelve a surgir toda esa pasión, y vuelven a jugar con su sexualidad.

en word……………….5 EL LARGO VIAJE

HISTORIA: LAS FAVORITAS (ESAS MUJERES CON PODER)

monica-belucci-01En Francia, las favoritas brillaron como en ninguna otra parte y dotaron a la nobleza de gran cantidad de nuevos miembros: algunas competían con las reinas en materia de fecundidad (Madame de Montespan, por ejemplo, tuvo siete hijos de Luis XIV), y no era raro que muchos reyes prefirieran a sus hijos ilegítimos por sobre los legítimos. Generalmente los medio hermanos se criaban y educaban juntos y hubo algunos casos de afecto verdadero entre ellos.

Francisco I, en el siglo dieciséis, instaló la tradición del adulterio real, aunque ya había habido un antecedente en el siglo anterior (Carlos VII y Agnes Sorel). Francisco llegó al trono por su casamiento con Claudia de Francia. “Nada me seduce en su persona -escribió. ¡Pero qué importa! Quiero a esta niña. Cuestión de Estado. Para el amor hay otros prados donde, sin inclinarme siquiera, podré cortar a mi antojo las más apetitosas corolas.”

Su primera amante oficial fue Francisca de Foix, condesa de Châteaubriant, dama de honor de la reina Claudia. A ella le sucedió Ana de Pisseleu, elegida por la propia madre de Francisco y promovida como gobernanta de las princesas. Desde entonces, y mientras duró la monarquía, cientos de mujeres pasaron por las alcobas reales. A Enrique IV se le conocieron cincuenta y seis amantes, sin contar las que no pudieron ser inventariadas.

Ana de Pisseleu recibió títulos y señoríos -entre ellos dos ducados-; consiguió altos cargos para sus familiares, amigos y amantes, y hasta se daba el lujo de impartir órdenes a los generales. Pero encontró la horma de su zapato en otra mujer: Diana de Poitiers, amante del delfín, el futuro Enrique II. Durante años la corte se divirtió con la guerra entre las favoritas, hasta que Francisco I murió y Ana pasó al olvido.

Diana de Poitiers fue un caso muy especial. Veinte años mayor que Enrique, basó su relación más en lo intelectual que en lo sensual. La pareja creó una mística que se correspondía perfectamente con el Renacimiento: ella era la Diana olímpica y él Apolo (muchos cuadros retrataron a la Poitiers personificando a la diosa). Organizaban cacerías y fiestas en las que se recreaba la atmósfera medieval de los trovadores y el amor galante.

En cuanto a lo político, la injerencia de Diana fue total, pero sabía manejarse con mucho tacto y sus consejos eran moderados.

La mayoría careció de la grandeza de la Poitiers. Para conseguir los favores de Luis XIV, Madame de Montespan -una de las más famosas cortesanas reales- fingió hacerse amiga de la favorita de turno, mademoiselle de La Vallière, y se lo birló. No contenta con esto, consultó a magos y brujas, realizó misas negras, compró filtros mágicos y, por las dudas, se acercó a una famosa envenenadora, la Voisin. Su situación se afianzó cuando nació su primer hijo y La Vallière se recluyó en un convento. Montespan fue amante del rey durante varios años, hasta que sus prácticas de brujería salieron a la luz y estalló un escándalo que llevó a varios a la horca. Su alteza consiguió mantenerla aparte del proceso, pero comenzó a retacearle sus favores.

La sucesora de Montespan, Madame de Maintenon, consiguió lo que ninguna había logrado en Francia hasta entonces: casarse con el rey. Era un matrimonio morganático y secreto, pero Luis XIV le confirió un gran honor: la admitió oficialmente en las reuniones de ministros y la consultaba para los asuntos de Estado.