TRES VALLES, CAPÍTULO 7: “CIVILICO”

AQUÍ OS DEJO EL SEPTIMO CAPÍTULO DE TRES VALLES. OTRO PERSONAJE

Don Cosme tenía cincuenta y pocos años en 1964 y era, como lo habían sido anteriormente su padre y su abuelo, el agente del orden de Tres Valles.
En su cara podía verse lo feliz que era. Otros decían – malintencionadamente – que esa eterna sonrisa se debía, sin embargo, a una falta de riego en la sesera.
Pero el verdadero motivo para su dicha era el poder vestir tan digno uniforme, con el que jugaba cuando pequeño.
Casado desde hacía muchísimos años con Doña Asun “la morcillera”, y padre de dos hermosos hijos de once y diez años, vivía una vida tranquila y apacible.
Aún podía recordar, solo con cerrar los ojos, aquel día que regresó de la academia de la Guardia Civil y se encontró de nuevo con las gentes de su pueblo, que parecía más viejo pero igual de tranquilo. Emocionado por un destino soñado no tardó en suplir el puesto de su padre, quien deseaba jubilarse desde hacía ya varios años.
Ese viejo hombre deseaba ocuparse de sus pocas tierras, quitarse por primera vez el uniforme verde (nunca se lo había quitado, ni siquiera en los días de fiesta), y vivir una tranquila vida rodeado de las gallinas y cerdos de su corral.

TODO EL CAPITULO EN PDF…………….007 CIVILICO

MAÑANA EL OCTAVO: “DESHONRÁ”

LA PEOR PERSONA DEL MUNDO echa a sus padres de su piso

Un matrimonio de ancianos ha tenido  que abandonar su vivienda en Sevilla  tras perder un pleito con su hijo, propietario legal del inmueble.

Los pobres ancianos han tenido que irse a un motel mientras el malnacido se queda con el piso que, según la ley, le pertenece. En este país para que a una persona decente le devuelvan su piso (ese que no le pagan o que le han okupado) tienen que pasar años y años, pero para este energúmeno nadie se ha agarrado a ninguna triquiñuela para demorar el desahucio.

¡Menudo mal nacido!

Lo siento, pero cuando lo escuché y vi a los ancianos saliendo de su casa me sentí fatal y tenía que decirlo.

EL NOMBRE DE LOS CONTINENTES. ¿POR QUÉ SE LLAMAN ASÍ?

Europa

Se lo llama así por una princesa fenicia -hija de Agenor y de Telefasa- de gran belleza que despertó el amor de Zeus -el padre de todos los dioses del Olimpo- quien se transformó en toro para poder raptarla y llevársela a Creta. En un principio se aplicó el nombre de Europa sólo a la parte continental de Grecia, en oposición al Peloponeso y a las islas.

Asia

Recibe su nombre de la diosa homónima Asia, deidad oceánica fruto del matrimonio entre Océano y Tetis, madre de las fuentes y los ríos.

Africa

Nombre de una diosa representada por una mujer bizarra, de porte oriental sentada sobre un elefante y que sujeta en una mano el cuerno de la abundancia y un escorpion en la otra.

Oceanía

Proviene de Océano, el dios-río universal, cuya corriente lo baña todo para volver finalmente sobre sí mismo.

América

Por el navegante de origen italiano Américo Vespucio. En uno de los cuatro viajes que realizó al Nuevo Mundo exploró y cartografió las costas de Brasil y Argentina, llegando a la conclusión de que aquello no podía ser Asia, por lo que dedujo que se trataba de un continente nuevo. En honor a este hallazgo, las originalmente llamadas Indias Occidentales tomaron su nombre

Antartida

El caso de la Antártida es especial. Su apelativo proviene de la voz griega antartikos, por oposición a artikos, que a su vez deriva de la palabra arktos, que significa oso, por encontrarse la estrella polar en la constelación de la Osa Menor.

LA LEYENDA DEL MARY CELESTE

El Mary Celeste fue un barco fantasma encontrado en la costa de Portugal en 1872 (y no cerca del Triángulo de las Bermudas, ni pasó por el éste, como se dice por ahí). Ningún tripulante ni pasajero del Mary Celeste se encontró jamás.

Es cierto que el Mary Celeste fue descubierto sin ninguna tripulación, hay suficiente evidencia que lo demuestra. No es cierto que se encontró con comida servida, y sí es cierto que se encontró sin los botes salvavidas.

Hasta el momento no hay explicación confirmada sobre el destino de la tripulación. La teoría más aceptada es la que supone que el capitán pensó que habría una explosión en el barco, dando la orden de desalojarlo inmediatamente. Posiblemente la gente desalojada naufragó.