el día que nacieron nuestras niñas

El día que nació Carmen no me funcionaba bien la cámara de video y me dio mucha rabia. Además, no me dejaban grabar en el paritorio, por lo que se grabó todo en mi cabezón.

Por la noche lo escribí todo. EStaba tan nervioso, tan histérico, tan emocionado, tan feliz, tan enamorado que tuve que dar una salida a tanta emoción. Es el día en que me he sentido el hombre mas importante del mundo. A partir de ahí surgió la idea de ir guardando todo lo que va pasando a estas enanas. Cuando sean mayores lo leerán y recordarán muchas cosas.

carmen-24-05-2003-fotos

cruz-14-08-2005

SIN ELLA. Hay dos maneras de difundir la luz… ser la lámpara que la emite, o el espejo que la refleja.

sin-ella pdf

Frío, mucho frío. El sol del exterior no acompaña, se queda fuera como yo mismo quisiera estar. Alejado de aquí, de tanto miedo, de tanta soledad… de tanta tristeza.

El sonido del silencio a veces puede dañar los oídos, y si existe es porque no sabe cómo romperlo. O mejor, porque no quiere romperlo y saberse perdedor.

– venga cariño – me dice – no llores

– lloro y lloraré más aún – digo, sintiendo latidos cada vez más apagados

– si ya mismo se pasará todo… ya verás

el marsellés llega a Amsterdam

EL MARSELLÉS DEJA MARSELLA Y VIAJA A AMSTERDAM.

André abrió la puerta del taxi y un ruido ensordecedor le hizo saltar hacia atrás, cayendo sobre el sillón donde segundos antes había estado sentado.

Una bicicleta se había estrellado contra la puerta del vehículo y una joven rubia voló varios metros hasta caer sobre el frío suelo.

André bajó, cogió su pequeño y sucio petate gris, y sin hacer caso al accidente, ni a la mujer que se retorcía de dolor unos metros más abajo, huyó de la escena ahorrándose unos euros que le venían estupendamente. Aprovechando que el taxista corrió a ayudar a la mujer, el marsellés cogió la caja con las monedas y se fue sin mirar atrás.

Al entrar en el hotel una sensación de bienestar le invadió. A pesar de la oscuridad, el frío que allí reinaba, y hasta el hediondo olor a humedad y a sala cerrada durante mucho tiempo, no era más desagradable que su último hogar.

En la cárcel de Brujas lo había pasado mal, y todo por haber robado en ese estúpido restaurante de mala muerte, donde la comida era tan insultante como el dinero que le quiso cobrar ese cretino de camarero chino.

Ahora en Ámsterdam todo sería diferente. Allí podría ver a su amiga Nadia, a quien no veía desde hacía mucho, mucho tiempo.

¿Querría ella volver a verle?, ¿se acordaría de él? – eran preguntas que pasaron por su cabeza mientras entregaba su falso documento al recepcionista desaliñado que, ni siquiera, se dignó a saludarle.

A Nadia no la veía desde que era juvenil de segundo año en el equipo del Marsella B, y ahora, que tenía edad solo para ser presidente o directivo del equipo, tendría que buscarla en esa enigmática ciudad que esperaba ahí afuera.

– No lo olvides, André – recordaba aún cada palabra de esa su única amiga, la mujer a la que siempre amó en sus ratos de silencio en cualquier cama de cualquier hotel de cualquier ciudad – en Ámsterdam siempre tendrás una casa. Siempre. Cuando quieras verme ve a la Plaza Damm y pregunta por la españoleta. Todos conocen allí el restaurante de mi tía.

Al subir a su habitación abrió el mugriento petate, sacó un pantalón arrugado de pana, una camisa de cuadros y dos camisetas blancas, una de coca cola y otra de bacardí.

Entre las dos guardaba un arma, y bastante munición para moverse con libertad por una ciudad que no conocía pero que ansiaba visitar.

– Hace mucho que no me cargo a nadie – dijo mirando la sucia bañera, intentando descifrar el color primario que un día tuvo – así que tendré que salir esta noche. Además, necesito pasta.

Albano

diccionario motrileño. te vas a morir de risa

Aquí os mando un diccionario motrileño-granaíno para que veáis como hablamos por la zona. Es muy, pero que muy gracioso. Evidentemente está algo “exagerao”, pero no tanto como puedas creer. Si quieres reírte un rato, no te lo pierdas. Y luego dicen que toda España es igual. Sí, “andaivés, y se lo expliques a uno de la costa”. ¿o es que me quieres “espistés”?

diccionario actualizado en la letra A:diccionario-motrileno

diccionariogranainopaextranjerosbueniiisimo1

BEST BOOKS AND RECORDS, BEST MUSIC, BEST BOOKS IN SPANISH

Ahora que llega el veranito… y si no teneis qué leer o escuchar en la playa os recomiendo esto. También podéis imprimir mis relatillos y leerlos. Tampoco están tan mal

Ladrones de tinta, de Alfonso Mateo Sagasta. Te metes en el Madrid del Siglo de Oro. Es una historia alucinante, escrita de manera magistral, y la historia está muy chula. De lo mejorcito que he leído últimamente. Ha salido la segunda parte. Se llama El gabinete de las Maravillas, pero no lo he leído.

El secreto del oráculo, de Jose Angel Mañas. Una manera de conocer a otro Alejandro Magno. ES muy buena, en serio. Y, aunque pueda parecer un personaje ya algo visto, si la lees lo verás de otra manera. No te arrepentirás. Ya sabes que siempre ha sido mi personaje favorito (junto a nuestro Cid). Ah, y sale la gran Barsine… ya sabes, la Angelina Jolie de la literatura.

El silencio de los Rosales, de Gerardo Rosales. Cuenta los últimos días de Federico en casa de los Rosales. El autor desvela los matices más íntimos y ocultos que le han sido transmitidos desde la infancia por su padre y su tío. Unos falangistas que lucharon hasta el final por salvar a un hombre bueno. Además, para los “granaínos”, es alucinante pasear por Bibrambla, por la calle Tablas… etc. Solo faltaba el Barra Fija. No os lo perdáis.

Tres Valles, pecados que no debimos cometer. Del menda. No está publicado pero yo me lo he autopublicado. Además, os lo puedo ir mandando por capítulos. Alguno ya lo ha leído así. Una muerta aparece en un pequeño pueblo de la sierra. Los vecinos empiezan a asustarse… y con razón.

Historia de la Fealdad, de Umberto Ecco. lejos de lo que pueda parecer, es muy entretenido. Tiene muchas ilustraciones de obras de arte clásicas y unos comentarios muy acertados sobre el demonio, monstruos mitológicos, brujería…

21, Al servicio de su majestad. J. A. Mañas y Antonio Domínguez Leyva. Es lo que tengo ahora entre mis manos. No os lo perdáis. No puedo dejarlo. Me lo llevo hasta al baño. Es que estás leyendo una novela que, la mayoría de las veces, te parece un cómic. Recomendable para toda nuestra generación, y las que llegan… En serio, es como escuchar a los Strokes, o a los White Stripes… algo nuevo, moderno, nada convencional, pero con calidad. Y lo mejor es que cuando la termine, hay otras tres más. Entrad en su página web. ES muy buena

Entra en la pagina. Además, si entras en el apartado del concurso del marsellés te puedes llevar una sorpresa. http://www.21dedos.es/casa.html

Música:

The black keys, “attack and release”. En serio, no os los perdais.

The Stokes, “First impression of Earth”

el último de El canto del Loco. Nunca me han gustao. Es más, los detestaba, pero me han sorprendido.

y como clásicos que no te pueden faltar:

CREEDENCE CLEARWATER REVIVAL “the concert”. No se puede decir ná

DEEP PURPLE “Made in Japan”

LOS MAIDEN, cualquiera

y por supuesto, el concierto número 3 para piano de Sergey Rachmaninov

EME

Me tumbé en la cama casi a oscuras y esperé a que llegara. Mis manos se posaron sin querer en mi entrepierna que empezaba a impacientarse solo de pensar en ella bailando para mí. Cerré los ojos, me apoyé sobre la almohada doblada, y la imaginé casi desnuda con el conjunto de lencería que le había regalado hacía ya muchas semanas… quizás demasiadas. Tantas que seguramente hasta lo habría olvidado. Yo no dejaba de pensar en él.

También pensaba en el gesto que me regaló al ver el modelito. En su cara había incredulidad, miedo, y, sobre todo, mucho nerviosismo por lo inesperado.

Aún me tiemblan las piernas cuando recuerdo cómo reuní todo el valor que no tenía.

¿Se acordaría del día que era e iría a su cita olvidando el trabajo y las responsabilidades del hogar y de sus dos hijas pequeñas?

Aquella mujer me volvía loco casi desde el día que la conocí, y sonreí al pensar en los años que hacia que la deseaba…que la amaba…

Y es que mi mujer seguía siendo todo para mí… aunque nunca se lo dijera

UNA SEMANA

Nací un lunes,

empecé a trabajar un martes,

me casé un miércoles,

tuve mi primer hijo un jueves,

mi nieto un viernes,

a mi mujer la perdí un sábado…

Mañana es domingo.

CRUZ SE NOS HACE MAYOR

EL FIN DE SEMANA QUE EL BEBÉ DEJÓ DE SERLO

Relato de cómo hicimos que Cruz dejara el chupete. Resultó eficaz y, además, muy divertido.

Relato de cómo conseguimos que Cruz dejara el chupete. Además, fue super divertido. Todo gracias a Carmen, su hermana mayor.

A veces, hacer todo más bonito hace que todo parezca menos difícil. Y ESO VALE PARA TODOS Y PARA TODO. AYUDÉMONOS A SER MAS FELICES. NO CUESTA TANTO

 

el-fin-de-semana-que-el-bebe-dejo-de-serlo-y-se-hizo-mayore280a6

 

 

 

TRIUNFO DE LA MUERTE. Brueghel el viejo. Para el que diga que la pintura es aburrida

El soldado del ejército de la muerte, con la espada en alto, y con su presa acobardada a la espera del desplome, da la orden del fin de una batalla perdida y el comienzo de una batalla eterna. Comienza el caos.

Caminos serpenteantes repletos de lo que un día fueron cuerpos van alejándose de la oscura tiniebla, y acercándose a esa supernova de fuego rojo donde se origina la batalla.

El calor reinante no hace más agradable la caótica atmósfera que allí se respira. Los cadáveres semienterrados, desmembrados, y pestilentes son parte ya de la tierra que pisan los guerreros, y a veces se confunden con su propio enemigo.

Un ejército de esqueletos cadavéricos es el peor de los enemigos para un día triste en el que el fuego del cielo no desciende hasta la tierra porque las nubes de humo lo dispersa.

Ese ejército es el peor de los enemigos, un enemigo capaz de llevarte a la zozobra con su sola presencia siniestra. Porque ¿cómo matar a alguien que ya estaba muerto? ¿cómo vencer a esos rostros impasibles, sin miedo, y, sobre todo, sin remordimientos?.

Su afán, su meta, no es otro que aumentar su ejército, y para hacerlo nada mejor que acabar con el enemigo.

Una baja del enemigo es una alta en sus listas, dos lo mismo… y mil, el acabose.

Un rey moribundo espera lentamente su traición. En poco menos de unos minutos será uno más de las filas enemigas, y luchará contra los que dan su vida por defenderlo.

Fuego, humo, calor, hedor… Miedo.

Junto a él pasea el enemigo en su carro cargado de calaveras, tibias, espinas dorsales, y todo lo que pueda utilizarse para recomponer el ejército mermado. Su trabajo es cansino, aburrido – piensa mientras vibra al compás del paso del triste cuadrúpedo que lo acarrea. A su lado un antiguo presbítero recoge a quien puede ser su nuevo ayudante, y un médico trabaja concienzudamente sobre un herido. Quiere salvarlo porque no puede permitirse regalarle otro valeroso soldado a su enemigo.

Ante tanto miedo solo un iluso, un iluminado… ¡un insensato! Es capaz de alejarse de tanto miedo y cantar las gestas a su enamorada.

¿Para qué luchar? – canta tocando su clavicordio mientras besa con sus palabras a su enamorada – yo solo quiero hacer el amor. Para eso nací. Ya lucharé cuando muera.

No me queda otra. Mis maestros en el arte de la lucha se acercan peligrosamente. Llega mi fin. Te amé, te amo… te mataré.

ALBANO

LA MODELO DE LEONARDO

¿No te gusta esta sonrisa?… ¿acaso crees que es mía?.

Hace un año que nació mi primer hijo. Un año que ha pasado tan rápido que ya se ha ido… Como él, que murió hará una semana.

Sí, estoy demasiado triste para posar, lo sé, pero necesito el dinero para pagar todas las facturas que guardo de las medicinas compradas para intentar salvarle.

Sí que estoy triste, sí… Y lo estoy porque no es justa la vida conmigo. Nunca lo fue.

Siempre he querido saber lo que es querer como solo puede querer una madre, y ahora que lo he aprendido no me sirve para nada, salvo para incrementar este dolor que arranca de dentro y que mata todo lo de fuera.

Y, pasada una semana ya desde que me lo arrancaron de los brazos para sepultarlo, sigue doliendo, cada vez más, con un nuevo dolor, con un nuevo deseo de gritar más fuerte, y, sobre todo, con mucha desesperación.

¡No!… no sé lo que es que te quieran como se quiere a una madre.
Mi esposo no se lo ha tomado bien. Tan mal se lo ha tomado que también ha muerto.

No nos llevábamos bien, es cierto, y puede que fuéramos dos desconocidos… No tengo recuerdos bonitos con él, pero siempre quise amarle… Es más, aún quiero volver a conocerlo para amarle…

¿Qué si estoy triste? Tengo treinta y tantos… casi cuarenta. Ni he estado casada, ni he tenido un hijo… ni lo tendré.

Tú sí. Deberías entenderme