fotografias con historia: Delacroix, desnudo de espaldas

image

me gustan las espaldas

OBRA DE TEATRO PARA REPRESENTAR EN CLASE: ME GUSTARIA DESPERTAR UN DIA Y QUE…

EL FONDO DEL ESCENARIO ES UNA LUNA GIGANTE, QUE SONRÍE. EN EL ESCENARIO, REPARTIDOS POR ÉL, MUCHOS NIÑOS DUERMEN SOBRE EL SUELO. TODOS MUY JUNTOS. ALGUNOS LLEVAN SUS PELUCHES, OTROS CHUPAN SU DEDO, Y TODOS DUERMEN SONRIENTES. LA LUNA SE VA Y APARECE UN SOL RADIANTE, CON UNA SONRISA ENORME. AL MISMO MOMENTO QUE EL SOL ENTRA EN ESCENA UNA MAMÁ MUY AMABLE:

ESCENA 1
La mamá entra en silencio, simula abrir la ventana, y se acerca al primer niño. Le toca en el hombro y le canta al oído: venga mi niño, despierta. Le da un beso y sale diciendo: “venga cariño, que hay que ir al cole”.

ESCENA 2

Niño primero: está tumbado en el suelo, y se despierta, se estira. El niño se frota los ojos y mira a los demás, que también están tumbados en el suelo, como si fueran sus camas y habla con gesto somnoliento:

Me gustaría despertarme todos los días y pensar que, al igual que yo, todos los niños del mundo han despertado al sonido de la canción de cariño de mamá, y no al sonido de una sirena que avise de un peligro.
El niño se sigue estirando y coge un cuento, o simula vestirse.

ESCENA 3
La madre, desde fuera, grita con cariño, como cantando: “Venga, arriba”

Niño segundo: igual que el primero, que sigue sentado en el suelo,  al que saluda amablemente con un gesto con la cabeza, mientras se estira y bosteza.
Me gustaría levantarme por las mañanas y pensar que, al igual que yo, todos los niños del mundo van a tomar un vaso de leche y unas galletas, o una tostada, o lo que prefiera cada uno tomar.
Los dos juntos, mirándose y cogiéndose de la mano, gritan: ¡que ninguno pase hambre!

ESCENA 4
La madre vuelve a gritar: “venga chicos, que se hace tarde”
Niño tercero: igual que los otros. Se despierta, se frota los ojos, se estira y saluda a sus compañeros.
Me gustaría levantarme por las mañanas y saber que todos los niños del mundo lo han hecho en una cama, y no en el frío suelo, y que todos han dormido con pijama y una manta que les aleje del frío
Los tres juntos, mirándose y cogiéndose de la mano, gritan: ¡que ninguno pase frío!

ESCENA 5
La mamá, otra vez, grita desde fuera: “la leche ya está servida”
Niño cuarto: siempre igual.
Me gustaría levantarme por las mañanas e ir a la escuela y disfrutar, y pasarlo bien, y conocer mejor a mis amigos, y a los que aún no lo son… Y aprender muchas cosas.
Los cuatro Juntos: ¡que a ningún niño le priven de tener amigos!

ESCENA 6
La mamá, más impaciente, grita: “se te va a enfriar la leche, cariño”

Niño quinto: se despierta como los demás y siempre saluda, bosteza… Lo de los demás.
Me gustaría levantarme por la mañana y saber que todos los niños del mundo van a esa misma hora a un colegio y no a trabajar a una mina, o a una guerra, o a cualquier otro sitio donde no se disfrute.
Los cinco Juntos: ¡que a ningún niño le priven de ir a la escuela!

ESCENA 7

La mamá: “vamos, cariño, vamos”
Niño sexto: igual. Siempre igual. Se despierta, se estira y saluda a sus amigos con la cabeza.
Me gustaría levantarme por la mañana y saber que todos los niños del mundo tienen unos papás como los míos, unos papás que no les dan azotes, sino solo besos.
Los seis niños juntos: ¡que a ningún niño lo maltraten!

ESCENA 8
La mamá ya le llama algo enfadada: ¿te vas a levantar o no?
Niño séptimo: igual, una vez más.
Me gustaría levantarme un mundo y que un científico muy muy muy loco hubiera inventado una vacuna para que todos los hombres y los niños fuéramos como hermanos, sin peleas, sin guerras, sin muertes, sin hambre…
Los siete niños juntos: ¡que reine la paz!

ESCENA 9
La mamá no dice nada.
Niño octavo: se despierta como los demás, se apoya sobre su codo en el suelo, y mira al público.
Me gustaría despertar un día y que todo lo que han dicho mis amigos fuera tan cierto como que todos vosotros estáis viendo esta obra con una sonrisa en la boca.

ESCENA 10:

Final: todos juntos:  LO MALO ES QUE ESTO NO HA SIDO MAS QUE UN SUEÑO… OJALÁ FUERA VERDAD ALGÚN DÍA. HASTA MAÑANA.

Y todos los niños se vuelven a dormir.

ESCENA 11
La mamá entra en escena otra vez. Hace como que apaga la luz, cierra la ventana, y les da un beso a cada niño en la frente.
La mamá, antes de salir, les mira y les dice: Hasta mañana corazón. Que todos tus sueños se cumplan.

Fin

Dedicado a uno de los ángeles de SLN (la profe Gatón)

INCUBUS: HELLO

CUIDADO CON LO QUE LEES

EL CUENTO AL QUE NO PUSIERON FIN

Érase, y hace de esto muchos, muchos años, un chico que se atrevió por fin a besar a una chica. Ella correspondió, y aún hoy,muchos, muchos años después, siguen escondidos del autor del cuento, a la espera de que no escriba el inevitable final de toda historia que se empieza.

 

Noche de ronda

Era muy de noche cuando se asomó a la ventana. A lo lejos, en la oscuridad lejana manchada del brillo de otro pueblo vecino, vislumbró musica dibujada que iban esquivando las estrellas.
El haz de esa música viajaba  serpenteante hasta la luna, y el azulado círculo anclado en el cielo se hizo mujer bañada de sonrisa… De esa preciosa sonrisa que siempre se dibujaba en ese cuadro que ya no tenía que mirar para poderlo ver.

Hoy es el mercadillo solidario de malawi

Lo dicho.
Pasate.
En el Duque de Rivas de SEVILLA LA NUEVA
DESDE LAS TRES HASTA LAS SEIS
¡QUE ILU PARA LOS NIÑOS!

Rebecca Dautremer

En Reyes, regalaron a una de mis hijas el libro Princesas. No te lo pierdas, sobre todo por las láminas que lleva, obra de esta joven francesa

EL PINTOR DE LOS HOMELESS

Kennington pintaba la desgracia de la calle del Londres del siglo XIX. PIntaba Homeless (sin hogar)

Resultado de imagen de kennington pintor

Resultado de imagen de kennington pintor

Resultado de imagen de kennington pintor

Resultado de imagen de kennington pintor

 

 

LA MEDIA NARANJA

Nada ni nadie era más feliz en aquel bosque que aquella naranja colgada de la rama de aquel árbol centenario. Tuvo que ser un rayo quien le hiciera despertar de su mágico sueño.
Cuando cayó al suelo y se rompió por la mitad comprobó que su otra mitad era de limón… ¿De limón?… ¿Cómo podía ser eso si ella era una naranja?… ¿Cómo había podido estar tan ciega durante tanto tiempo? Y la peor de las preguntas.
Y ahora… ¿Qué?

The rights on

LOS NIÑOS NO DEJAN DE SORPRENDERNOS Y DE ENSEÑARNOS. A LO MEJOR ES HORA DE CALLAR Y ESCUCHARLOS A ELLOS. A VECES TIENEN MÁS QUE DECIR QUE MUCHOS DE NOSOTROS

Aun hay tiempo para la esperanza!
Ayer, en la calle de un precioso colegio,  una mamá, emocionada y contenta, le contaba a su hija de seis años que le tenía preparada una sorpesa para el puente:
“¡sorpresa, nos vamos a Portaventura!”
Al oírlo – conozco a esa preciosa mamá – pensé en mis hijas, y me dije “¡qué suerte tiene esta niña que la van a llevar a un sitio tan chulo!”
La niña, lejos de ponerse a dar saltos de alegría, se puso muy seria, y, algo enfadada le dice a su mamá:
“que rollo mami. Yo quiero ir a Malaga a ver el mar y a oler los naranjos”
“pero si Port Aventura es un sitio chulísimo” dijimos los que por allí estábamos.
“Ya, pero me gusta más el mar y las naranjas, por eso quiero ir a Málaga”
Yendo para casa dejé de pensar en la suerte que tenía esa niña, y pensé en la que tenía esa mamá. Sé que ella pensó lo mismo pues se fue contrariada pero emocionada.
 
LOS NIÑOS NO DEJAN DE SORPRENDERNOS Y DE ENSEÑARNOS. A LO MEJOR ES HORA DE CALLAR Y ESCUCHARLOS A ELLOS. A VECES TIENEN MÁS QUE DECIR QUE MUCHOS DE NOSOTROS