¿Verdad, emperador?

El niño, al llegar aquel día de primavera de su escuela de Motril, le dijo a su madre: “Mamá, yo, de mayor, quiero ser astronauta”

image

Y casi todos, de una manera u otra, terminamos consiguiéndolo… ¿Verdad, emperador?

¿malo?

3139865bff68b4d791824aa1435121d9.jpg (599×902)

Cuando detienes el rumbo, ese que creías recto, en la buena dirección… Cuando lo detienes y, de pronto, no sabes bien en el lugar donde te encuentras, ni el lugar al que quieres llegar… Cuando te detienes, miras a un lado y a otro, y no sabes si salir volando, si irte caminando, o si hacerlo navegando…
¿Malo? No creo que sea malo…
¡Tener posibilidades para elegir siempre es bueno!
Malo es cuando solo tienes una… O, peor que malo es cuando no tienes ninguna.

SOMETHING NEW

Siempre – cada día, aunque el día esté nublado – aparece algo nuevo bajo tu sol… A veces también hay algo viejo pero que no has probado aún a hacer nuevo…

Pruébalo. Lo mismo te sorprende tu alma viendo maravillosas novedades donde tus ojos solo te muestran aburridas rutinas.

¡Morena! ¡Sí tú! ¡La de la flor en el pelo! (CUADRO DE JAVI RUZ)

¡Morena! ¡Sí tú! ¡La de la flor en el pelo! Ponte como quieras… Ponte de espaldas… Ponte de costado… Ponte de lado… Levanta la falda… Súbela… Bájala… Ponte como quieras, pero ponte delante mía para que pueda pintarte sabiendo que eres tan real como el pincel que voy a usar… Ponte delante, sé mi cebo, y haz que caiga en la trampa de tu belleza gitana…

¡Morena! ¡Sí tú! ¡La de la flor en el pelo! Te pongas como te pongas… Hagas lo que hagas… Quieras o no quieras, yo voy a pintarte, y así seguirás ofreciendo agua a mis labios sedientos, y así podré curar todas estas heridas que me dejan los días que no son de feria… Esos días en los que tú no estás a mi lado…

¡Morena! ¡Sí tú! ¡La de la flor en el pelo! No sé qué es, pero lo averiguaré: Hay algo incierto en ti, algo que yo veo pero que sé que no existe… ¿O es al revés? ¿es algo que existe y que yo no consigo ver?

¡Morena! ¡Sí tú! ¡La de la flor en el pelo! ¡No puedo dejar de pintarte, ni de soñarte, ni de inventarte! Y es ahí, en la comisura de tus dibujos donde más “agustito” duerme mi esperanza de tenerte alguna vez

cuadro: Javi Ruz

texto: josamotril

¿dejarías de soñar?

Trip to Space - EterMagazine

Y si a ti te gusta soñar cosas imposibles, más que cualquier cosa, pero los cuerdos te dicen que estás loco porque tu vida no es tan triste y aburrida como las suyas… ¿Dejarías de soñar? ¿De veras?

¡PUTA CHOS! (desvarío mental en forma de microteatro)

Imagen relacionadaSe oye el silencio. Se ve la oscuridad. No hay  nada más que eso. El silencio se rompe y se oyen dos voces que cuchichean. Hablan en susurros.  La oscuridad persiste.
– ¿Habrá venido alguien?
– pues claro. si no fuera así no habrían apagado las luces
– bueno, puede que se haya ido la luz. ¡Este sitio es una mierda!
– no sé. Es extraño
– puede que hayan cerrado ya el garito
– ¿con nosotros dentro?
– ¿te extrañaría?
– ¿Y nos iban a dejar aquí?
– ¿te extrañaría? Yo creo que no saben siquiera que estamos aquí
– ¿qué hora es? es pronto aún para cerrar
– ¿tú crees? llevamos encerrados aquí, como si fuéramos animales, más de tres horas ya. Estos nos han dejado tirados… Te lo digo yo
– pues no lo sé… Puede ser. Bueno, de todos modos tampoco tenemos donde ir
– ¡Y una mierda! ¡LLamamos a Chos ahora mismo!
– tampoco es tan grave, hombre. Así dejamos a Chos descansar un día
– aquí nunca nos han tratado bien. Para ellos somos animales… NO nos respetan
– pero si es nuestro primer día, tío
– ya me lo dijo mi madre… ¿Actor? ¿pero es que vas a ser un vago toda tu vida?
– ¿y de qué vas a vivir? – me decía a mí mi padre cuando me vine de Motril
– pues yo oigo gente
– espera. Enciendo la linterna del móvil.

Se enciende una linterna. Se mueve, como buscando algo. Se apaga.
Cada uno enciende una linterna y alumbra al otro. La oscuridad desaparece como antes hizo el silencio.

– ¿Ves algo?
– no
– ¿No hay nadie?
– sí, se oye respiración
– pueden ser animales
– pues claro ¿qué quieres que sean? Si han venido a ver esta mierda de obra…
– pueden ser personas
– sí, e inteligentes…
– ¿por qué no?
– ¿tú crees que si fueran personas, e inteligentes, vendrían a vernos a nosotros?
– ¿y si vienen sin saber lo que vienen a ver?
– ¿y eso, entonces, en qué los convierte? ¿en personas? ¿en inteligentes?
– tienes razón. Nadie pagaría por ver algo que no le garantiza su inversión
– ese es el mundo que tenemos
– bueno, no está mal que así sea
– pues no, la verdad es que no. No está el dinero para tirarlo
– no
– no
– eso ya lo he dicho yo
– ya, pero ¿y si realmente son personas, no inteligentes, claro, y han pagado por vernos?
– ¿Y?
– ¿y? ¡tío! eso nos permite contar nuestra historia
– ¿Y si no les gusta?
– ya han pagado
– pues tienes razón. No le vamos a devolver su dinero
– ya, pero pueden protestar y que el director no nos pague a nosotros
– ¿Y se quedaría con todo el dinero ella?
– ¡joder! ¿te extrañaría?
– pues claro. Chos no nos haría eso
– no, ni na. ¿Chos no nos haría eso?¡Chos es como todos! O peor
– pero ella, aparte de directora, también es actora, que diría mi madre
– más fácil me lo pones. Ella tiene más hambre que nosotros, y llevo tiempo observándola. Quiere quitarnos del medio ya
– ¿tú crees?
– ¿creo? Lo sé. Se lo noto en como nos mira por las mañanas cuando nos pone el desayuno
– hombre, no tiene que ser muy agradable para ella tampoco
– ¿por? nadie la obliga
– parece buena tía
– ¿en este mundo? ¿buena tía? jajajajaja
– espera. He oído algo

Se acerca a la puerta y la abre. Mira, y vuelve a cerrar.
– No hay nadie
– ¿Y qué hacemos?
– no sé, podíamos hablar con el dueño del garito y decirle que Chos no nos paga
– ¿Y qué ganaríamos con eso?
– ¿y qué perdemos? De todos modos ella no nos paga
– ya, pero…
– ¿pero? ¿te da lástima?
– no, pero me cae bien
– tío no nos ha dado un duro aún
– ya, pero ¡joder, es la primera función!
– ¿Y?
– ¿Y? debería cobrar ella para pagarnos. Recuerda que el otro día dijo que estaba mal de pelas
– ya, ¿qué va a decir?
– pues la verdad ¿por qué nos iba a mentir?
– ¿para no pagarnos? yo no trabajo gratis
– ya, pero tampoco trabajabas antes. Creo que se ha enrollado dándonos este papel a nosotros
– sí, ahora ponte de su lado
– es que su lado es mi lado… Nuestro lado
– ¡Y un cojón!

Los dos se quedan en silencio. Uno apaga su linterna. El otro le alumbra. Está llamando pero no contestan. MIentras hablan sigue con el movil en su oreja.

– pues yo creo que sí que está de nuestro lado. Yo confío en ella. Se está portando guay
– ella está vendida al sistema ya
– pero ¿qué dices?
– lo que oyes, Javi, lo que oyes
– si es Chos, nuestra Chos, la que ha hecho esta obra para nosotros, que llevamos años sin currar mas que poniendo copas precisamente en su garito
– te ha comprado. No me esperaba eso de ti. Te has puesto de su lado
– claro, su lado es nuestro lado
– ¡Y una mierda!
– ella va ya de directora. Ya no recuerda cuando era una actorucha. A la gente se le sube rápido a la cabeza… Ahora es Doña Chos, la directora
– tío, no sé qué te pasa. Chos nos dejó hasta su casa para dormir cuando nos echaron de nuestro piso
– ¿y? ¿eso la convierte en nuestra heroína?
– no, pero sí en nuestra amiga
– habla por ti. No lo coge. Esta pasa de nosotros.

corta el teléfono, busca en la pantalla y vuelve a encender la linterna.

– Tío, nos dio un sitio donde dormir, nos dio de comer, nos ha escrito una obra, nos ha contratado… ¡Llevamos más de tres meses en su casa!
– durmiento en un sofá
– joder tío, vive en un estudio
– sí, pero nos hace dormir juntos en ese sofá viejo y destrozado
– ¿Y qué quieres que nos de su cama?
– joder, somos dos y ella solo una
– pero nos ha contratado
– sí, pero no nos ha pagado
– ella tampoco ha cobrado aún
– bueno, eso es lo que ella dice
– joder tío, si es nuestra primera función hoy
– ¿Y?
– que deberías calmarte un poco
– ¿calmarme?
– sí, calmarte
– lo que pasa es que no soy un puto cobarde como tú. Yo voy de frente siempre, y digo las cosas como son.
– yo también
– ¿y por eso la defiendes?
– precisamente
– La gente como tú me dais miedo y asco…Y no sé qué más
– que te den tío. Cálmate un poquito
– no me voy a calmar. Estoy harto también de don perfecto, de don no me quejo de nada
– sí que me quejo, pero no de quien me está ayudando
– ¿Chos? ¿la que nos ha metido en esta mierda de obra que no viene a ver ni dios?
– mira tío, que te den. Me voy a ver si hay alguien arriba.

Sale de la habitación.

– sí, vete con ella, vete con mamá chos. Yo me quedaré solo, como siempre, como se quedan todos los íntegros, esos que no criticamos a nadie y que vivimos sin importarnos lo que hagáis los demás, los que no necesitamos a nadie… ¡Me dais asco todos! ¡Sois todos iguales!
– adiós chaval – se oye a lo lejos.

Suena el teléfono.

– hola… ¿Chos? ¿qué pasa querida? ¿Javi? no, no está. Dice que no aguanta más, que se pira. Que no le valoran lo suficiente en este trabajo. Lleva tiempo mal con todos vosotros
silencio. Hace que oye
– ¿Yo? Yo estoy bien. Encima que nos das la oportunidad… ¿Que te van a pagar ya? ¿Cuántooooo? Joder, qué bien. Vale, aquí te espero. Sí, sí… Pero oye,no le digas nada. El pobre está mal… No es fuerte… Eso es. A lo mejor deberíamos buscar a alguien más… Y si no, un monólogo. Yo podría. Por ti. Te has portado bien con nosotros y no es justo dejarte tirada… Sí, sí… Venga, cariño, un beso.

Cuelga y mira el teléfono con cara de pocos amigos.

– puta…

Sonríe. Se apaga la linterna.

 

 

JOSAMOTRIL 2018

DESVARIO MENTAL

El deseo, insaciable
como el mismo agua del mar,
hacía que uno no se cansara
nunca de soñarla…
Aún con los ojos abiertos.
Los Excèntricos lol humor funny #lol #humor #funny
Uno la miraba y solo veía
marañas de deseo líquido que
tejían su pelo sobre el aire
de la primavera que nos envolvía,
convirtiendo la atmósfera en agua,
haciendo que nuestras bocas soñaran
con convertirse en amplio océano…

Y que flotara dentro de ella eternamente.

Pero a veces toca despertar.
Y despertar no siempre es morir
sino vivir de otra manera…
A veces mejor.

PRIMAVERA

26814502_1880953495550891_7451212832148338591_nQuerida Perséfone:

Cada vez que te miraba, o cada vez que pensaba en ti, siempre me encontraba la primavera en los labios… Pero no en los tuyos, sino en los míos.