Hoy, espaldas: Gala, de Dalí

image

Mi espalda favorita. La de Gala.

Nadie puede ser tan hermoso sin enseñarnos la cara, ni los senos, ni siquiera las piernas. Ella sí lo era… Por eso la pinté así, para que todos pudieran disfrutar de su belleza. ¿Generosidad?… ¡Arte! El suyo, el de su espalda

 

 

La primera vez que
nos quedamos a solas,
tímida  como eras
me diste la espalda.
Tú no te diste cuenta,
y yo la cogí…
Y me la quedé.

¿Y POR QUÉ TE VISTES?

Hay días que te vistes
de blanco,
hay noches que te vistes
de negro,
hay días que te calzas
con alta bota,
hay noches que te calzas
con alto tacón,
hay días que te cubres
con pulseras casi invisibles,
hay noches que te rodeas
de colgantes que no están,
Hay dias que te echas
todo el sol a la cara,
hay noches que ni las cremas
borran la luna de tu cara,
hay días que te disfrazas
de cordero
Ha noches que, aullando,
subes al bosque a cazar,
Hay dias que, como el aire,
te vistes de polvo,
hay noches que, como el cielo,
te vistes de estrellas,
hay días que, sin saberlo,
te vistes de terciopelo,
hay noches que
te cubres de raso…
Solo espero que todas
te las pongas para ti,
solo para ti.
Si lo hicieras por mí,
no te vistas más…
De día ponte lo que quieras,
de noche… Ni eso.
Yo siempre te visto
de verde…
Yo siempre te visto
desnuda.

EL OTRO BESO… EL AZUL

el beso azul es el más beso de todos los besos que aún no se han inventado. Es ese beso que se da cuando uno se despierta y ella ya no está junto a ti, o cuando uno se tiene que marchar y no sabe si volverá a ese lugar donde todo podía haber empezado… Es también ese ósculo que no se puede dar porque a quien quieres darlo hace tiempo que ya no está contigo – si alguna vez lo estuvo.
Es ese beso que tienes que imaginar siempre con los ojos cerrados, y casi siempre con la boca sellada, porque sabes que ese beso no es tuyo, y, como tal, escapará porque no te pertenece.
Ese beso se pierde siempre en el gran azul, pintándose de azul, y azulando todo lo gris y casi todo lo negro, volando y posándose en el aire que es su hábitat…
Allí, siempre solo, viajará rumbo a esos labios donde tú le mandarás, y silenciosamente se posará tranquilo, sin que ella lo sienta… sin que ella sepa nada de su existencia, ni de la tuya…Ni siquiera percibirá tus olores.
Y luego volverá a ti de nuevo, y se quedará contigo, aún disfrazado de beso, ssiempre pintado de azul, como el cielo que lo entregó, y como el mismo que lo trajo hasta ti, siempre manchado de azul…
Nunca de rojo fuego

HOY BESOS, EL BESO DE HERMANAS, DE BOUGUEREAU

y la hermana pequeña besó a la mayor.
– Gracias – le dijo mientras apretaba sus labios contra la cara
– ¿gracias? ¿por qué?
– porque dentro de muchos años nos haremos mayores, como mamá, como las tías…
– ¿y?
– que ya no podré disfrutar de ti, ni besarte así… Todos los días

EL ORIGEN DEL BESO

Christopher Nyropconstató hace un tiempo que el contacto labial era desconocido a finales del siglo XIX en Polinesia, Madagascar, algunas tribus africanas y en las culturas esquimales.

Alfred Crawley concluyó que el beso era un producto de civilizaciones avanzadas como la europea. Un punto de vista criticado por algunos dado su elevado complejo de superioridad racial.