AQUELLA SIRENA DE PELO TRIGUEÑO

image

¿No es un milagro – o como quieras llamarlo – estar a cientos de kilómetros del mar y que, de repente, aparezca ante ti una playa azul, calmada, sin olas, sin marea, de agua rizada y rubia…? ¡Muy rubia! ¿Y no es mayor milagro sentir la brisa y los sonidos del rompeolas sabiendo que el mar está a más de tres sistemas montañosos de distancia? Pues eso… ¡Milagros!

Ruíz Alonso y la muerte de Lorca

image

Algunos historiadores están convencidos que Lorca murió precisamente por estar en casa de los Rosales, quienes, según él, le habían humillado. Hacer ver que escondían en su casa a un poeta sería una buena venganza.
Palabras de Ruiz Alonso a Luis Rosales, sobre Lorca: “ha hecho más daño con su pluma que otros con sus pistolas”

Caricatura del año 1933, por Sirio

La calle donde detuvieron a Lorca. Calle Angulo, 1

image

La casa de los Rosales

ADÁN, el poema de Lorca que se quedó sin escribir

image

Encerrado en casa de los Rosales Federico le habla a Luis del mejor de sus poemas, ese que nunca pudimos leer. Se llamaría ADÁN y hablaría del paraíso recobrado. Por desgracia Federico no tiene ganas de escribir presa del miedo

EL PADRE QUE AÚN ERA UN HİJO

Han encontrado a los dos hermanitos de Córdoba. ¡Qué hijo de puta!

D.e.p. (las dos criaturas)

MOTRİL DE NOCHE

image

El silencio de la noche trae el olor del mar… Y yo me lo quedo

VOLAR BAJO EL MAR

image

Los peces nacieron al morir las aves. Las aves, como todo ser vivo, un día decidieron morir. Por suerte para ellas cayeron en el mar y cambiaron sus grandes alas por otras más pequeñas a las que alguien llamó aletas. Bajo el agua, vivas de nuevo, siguieron volando de un lado a otro… Siempre mojadas.

Para Sonia y Damaso

Literature in an animal like me

image

A veces, cuando te veo posando para mí mientras duermes echada a drede en cualquiera de nuestras camas – en realidad tú eres mi única cama y da igual donde esté – es cuando la religión vence a la ciencia y es capaz del milagro de la literatura.
Poder mirarte con ese natural descaro con el que alguien dibuja tu lozanía por las noches es un milagro que sé que no existe pero en el que creo, es un sueño tantas veces repetido de niño que nunca termina, y es sentirme tan humano como masculino… ¡Y animal salvaje!
Verte es desearte, tocarte es imprescindible, y besarte sería lo único capaz de despertarme.
Ahora duermes así, a mi lado, tan desnuda que ni tú sientes el pijama que mis ojos te arrebatan, y yo, a tu lado, siempre despierto, me siento como un suave viento que nadie puede frenar… Ni siquiera el temible sueño tuyo que siempre nos separa y que te protege segura de mí.
Todo yo soy viento que nace de mi boca, mis manos son polvo suave y arrastrado hasta ti, mis ojos el resto del aire, y así recorro cada recobeco de tu cuerpo… Lugares ddddonde ya muchas veces he morado. Así, soplando por tus caderas, siseando por entre tus senos, hasta llegar a la cueva oscura de tu boca, donde dejo de ser aire para transformarme en agua que corre por los toboganes de tu alma.
En cambio, cuando dejas de ser etérea, y sales del cuadro donde vives siempre mientras duermes para mí, yo dejo de ser viento enérgico que sopla. Al ver tus ojos abiertos, y mirarme, se apaga el viento para convertirme solo en esa arena que con un simple soplido podrías hacer desaparecer por entre tu mano abierta… Y llega la tercera de las metamorfosis: la del miedo.
Solo un beso tuyo puede calmar ese miedo… Y unas palabras. En realidad solo dos.
¿Me las dices?

Literature in an animal like me

image

A veces, cuando te veo posando para mí mientras duermes echada a drede en cualquiera de nuestras camas – en realidad tú eres mi única cama y da igual donde esté – es cuando la religión vence a la ciencia y es capaz del milagro de la literatura.
Poder mirarte con ese natural descaro con el que alguien dibuja tu lozanía por las noches es un milagro que sé que no existe pero en el que creo, es un sueño tantas veces repetido de niño que nunca termina, y es sentirme tan humano como masculino… ¡Y animal salvaje!
Verte es desearte, tocarte es imprescindible, y besarte sería lo único capaz de despertarme.
Ahora duermes así, a mi lado, tan desnuda que ni tú sientes el pijama que mis ojos te arrebatan, y yo, a tu lado, siempre despierto, me siento como un suave viento que nadie puede frenar… Ni siquiera el temible sueño tuyo que siempre nos separa y que te protege segura de mí.
Todo yo soy viento que nace de mi boca, mis manos son polvo suave y arrastrado hasta ti, mis ojos el resto del aire, y así recorro cada recobeco de tu cuerpo… Lugares ddddonde ya muchas veces he morado. Así, soplando por tus caderas, siseando por entre tus senos, hasta llegar a la cueva oscura de tu boca, donde dejo de ser aire para transformarme en agua que corre por los toboganes de tu alma.
En cambio, cuando dejas de ser etérea, y sales del cuadro donde vives siempre mientras duermes para mí, yo dejo de ser viento enérgico que sopla. Al ver tus ojos abiertos, y mirarme, se apaga el viento para convertirme solo en esa arena que con un simple soplido podrías hacer desaparecer por entre tu mano abierta… Y llega la tercera de las metamorfosis: la del miedo.
Solo un beso tuyo puede calmar ese miedo… Y unas palabras. En realidad solo dos.
¿Me las dices?

Un cambio de rumbo

http://libertadparalahumanidad.wordpress.com/2012/08/22/torrelodones-un-ayuntamiento-espanol-gobernado-por-sus-vecinos-sale-de-la-crisis/