Cosas del rebalaje

Aunque es verdad que ella no me quería como yo quería que me quisiera, yo siempre supe que, a su manera, ella también me quería. También existía la posibilidad de que tan solo ella me quisiera como podía quererme, o de la única manera que sabía querer. Podía ser que ella hasta me quisiera sin quererlo, y por eso parecía que no me quisiera como yo quería que me quisiera…

¿Y qué más daba eso? Yo siempre supe que ella me quería… A su manera… Igual que yo la quise a la mía. Y tampoco ella lo supo nunca… Aunque siempre lo sospechara.

ELLA NO QUISO SER POEMA

image

Sus cuerpos siempre estuvieron condenados al castigo de solo poder ser escritos en prosa. En cambio a sus bocas se les premió con el celestial honor de poder ser escritas en verso… Y lo mejor de ese premio era que esas bocas rimaban en asonancia y en consonancia… ¡Siempre que estaban cerca!Durante todo ese tiempo él se sintió poeta, pero ella nunca quiso ser poema. Y aquellos versos, siempre disfrazados de besos, aun rimando en consonancia y asonancia, nunca consiguieron tener resonancia.

Pero ella siempre sería la musa de aquel poeta… Aun sin poema. Y es que él, para conseguir su sueño de sentirse poeta, solo necesitaba una cosa. Y esa cosa no era talento, ni tiempo, ni imaginación, ni siquiera técnica… Él solo necesitaba alguien que le susurrara todas aquellas frases: su musa… Ella.

¿SABES CÓMO LLAMA A LA PLAYA?

La imagen puede contener: una o varias personas, calzado, pantalones cortos, exterior, naturaleza y agua

¿Sabes cómo llama la ansiedad a la playa?

La llama “la puta playa”… Y como tal la trata… ¡No la puede ver!

Y no la llama así por capricho, sino porque la playa es su archienemiga. Es la playa esa enemiga que siempre sale victoriosa ante ella, esa terrible rival ante la que siempre claudica, y la única capaz de hacerle sombra en un día sin sol.

Y ella lo sabe… ¡Vaya si lo sabe! Por eso le teme tanto… Y por eso la llama así: por envidia… Pero, sobre todo, por miedo.

BAJAR AL REBALAJE

No hay descripción de la foto disponible.

Y allí abajo, entre piedras y agua, aparte de encontrarte contigo mismo, te encuentras con todos esos personajes que compartieron todos tus veranos, y que, durante el invierno, parece que no estén…

Y todos vuelven a aparecer allí, entre el rumor de las olas… Y es maravilloso volver a verlos viviendo contigo otra vez… ¡Vivos otra vez!

Y allí está el abuelito, y el guilica, mi padrino y su mujer, y al fondo, en el rebalaje está “el paco” con su caña, sentado en su banqueta fumando un cigarro.

¿QUÉ SIGNIFICA VOLVER A CASA?

La imagen puede contener: 2 personas, incluido Josa Motril, primer plano

Cuando te haces mayor echas de menos muchas cosas. Eso es fácil de entender para todos los que ya no somos niños. Por eso ahora, con más de cuarenta, me gusta tanto volver a la casa en la que vivía cuando no tenía más de diez… Volver a casa en verano es dejar de ser el padre a todas horas para volver a ser el hijo un “ratico”.

Y allí están ellos dos: los mejores sastres para coser todos mis desastres.