EN DIFERIDO

image

Ahora mismo estoy pensando en ti, lo que pasa es que no lo sabrás hasta dentro de mucho tiempo… Hasta que leas esto siendo ya de día.
¿Y sabes…? Sé que seguiré pensando en ti cuando lo leas.

HACE VERANO

image

Era yo cada una de las pisadas que ella iba dejando en la arena. O eso imaginaba y deseaba. En una yo uno de sus besos, en otra era yo un abrazo, en otra una caricia, en otra su propia desnudez, en otra era yo aquel primer roce que nos dimos, en otra… En otra, o en todas, en realidad yo no era nada, sólo la tierra plana que dejaban las olas al borrarlas

HACE VERANO

image

Él creía que sus deseos, en forma de mensaje en botella, no llegaban a la isla donde ella vivía… Aun así él siguió mandándalos… Aunque ella no se atreviera a abrirlos.

HACE VERANO

y allí estaba ella, frente al mar, esperando que él se decidiera a coger ese barco que le llevara hasta allí, y que encallara juntoa ella, aunque fuera sólo para pasar un día en esa isla ficticia de sus sueños…
Ese era su deseo: pasar el día juntos, aunque sólo fuera por unas horas… Y allí estaba ella, triste, sin saber que él hacía lo mismo… Él también miraba, esperándola en la otra orilla.

ASÍ ERA ELLA

Ella derramaba luz por donde pasaba, era capaz de iluminar una galerna subterránea, y de hacerse interruptor de carne para encender la misma noche…
Los afortunados que la tocaron decían que su llama era suave, casi de seda, y que no quemaba…
Así era ella… O eso decían. Yo, la verdad, es que me lo creí.

HAY UNA ESTATUA, EN EL PUERTO DE MOTRIL, QUE…

imageEse barco no tiene velas. Sus velas son los vientos que recorren el mar… Unos le empujan hasta tierra, y los otros – macabros ellos – se empeñan en alejarle de todo lo que un día fue suyo y ya no volverá a ser.

imageUna mujer – en ese momento es tan madre como esposa – acude al puerto porque su marido hace ya mucho que partió en su viejo barco en busca de un futuro para todos… Ese futuro se ha hecho pasado, y, como tal, es oscuro y triste.

imageNuestro marinero, enamorado de su mujer, y ansioso por ver el vivir de su pequeño, sopla con fuerza, cose las velas rotas, y lucha por volver a una tierra de la que nunca tenía que haber salido…

image

La esposa mira al mar día a día, pero el viento, en forma de velas lejanas, sopla para alejarle un poco más del único amor de su vida… ¿Es el viento ese pasado que borra el futuro? ¿Y por qué no cambia el viento? ¿Por qué el poniente no se hace levante? ¿Y por qué no va ella a su encuentro? ¿Sería capaz de verle si fuera ella quien se hiciera a la mar, y no esperara fuera? Sí, pero… ¿Y su hijo? ¿se lo perdonaría alguna vez…?

imageEse último día llueve. LLuvia y lágrimas se hacen una, y la viuda, cogida de la mano de su pequeño, lanza una última mirada…Como aquella cuando le vio partir.

image
El viento ha dejado de soplar… La mujer vuelve a la que ya nunca será su casa.

Maridaje musical: Piano y bajo(Crimson Jazz Trio “I Talk To the wind”)

¿PECES ARTISTAS?

9231f2ddf913e657da4a642ff87939fb_articleLos científicos han encontrado al fin a los autores de los impresionantes círculos descubiertos por unos buceadores en el año 1995 en el fondo del mar de Japón. Las figuras son creadas por unos peces globos pequeños para atraer a las hembras para que depositen sus huevos. Durante años hubo explicaciones de todo tipo, pero lo cierto es que el autor es un pez globo. Los machos laboriosamente agitan sus aletas para crear perturbaciones en la arena marina, lo que resulta en sedimento alterado e imágenes increíbles. Aunque los peces solo tienen alrededor de 12 centímetros de largo, las formaciones cuentan con alrededor de dos metros de diámetro.

Tus besos. Los hay…

Los hay que se tocan ligeramente con la lengua y apenas se hace contacto con los labios..

image

Los hay que se dan en las comisuras de los labios para encender todo

image

Los hay que se dan cuando uno de los dos echa tanto de menos al otro que, en su ausencia, besa su recuerdo.

image

Los hay que se dan recorriendo tu cara y se acarician las pestañas con besos.

image

Los.hay que se dan para olvidarse de todo y concentrarse solamente en las caricias y besos.

image

Los hay que dan ganas de llorar porque se sabe que son de despedida.

image

Los hay que se dan en las sienes, cerca del nacimiento de tu pelo, cuando estás dormida, para despertarte con suavidad.

image

BAILAR

image

¿Bailarían alguna vez ese baile privado al que nunca le había invitado…?

Hace verano

image

Sin pensarlo me haría súbdito de la tierra donde estuviera clavada esa bandera que tienes por pelo y que siempre ondea en mi pensamiento esparciendo los aromas de tus campos.