CUENTO PARA TODOS LOS NIETOS DE SEVILLA LA NUEVA (aunque sus abuelos ya no estén)

CEI Ntra. Sra. de la Encarnación: ¡Una oración por los abuelos de nuestras  Jirafitas!

Hoy te voy a contar una historia que te va a sonar muchísimo. Es la historia de una niña que, aunque no vivía en Sevilla la Nueva como tú, sí tenía los mismos años que tú, vivía en una casa como la tuya, y con una mamá muy, pero que muy parecida a la tuya.
Todas las noches esa mamá le peinaba el pelo para que lo tuviera limpio al día siguiente, y le preparaba un buen vaso de leche, con cuidado de que no estuviera muy caliente… ni muy frío tampoco. La niña, con su mamá a su lado, se sentía protegida y, sobre todo, dichosa.
La voz de mamá era lo único que necesitaba antes de dormir en su mullidita cama, tapada con su sábana y su manta de colores. Siempre a su lado, su mamá le contaba un cuento como este que estás leyendo tú. Y lo hacía con todo el cariño del mundo, para que su hijita durmiera feliz y tuviera sueños bonitos.
Nada importaba si su mamá estaba cansada, si tenía hambre, sueño, o frío… Lo primero siempre era el cuento de su hija, y no había nada capaz de romper ese bonito ritual.
Mientras la niña escuchaba el cuento, iba cerrando los ojos, abrazada a su osito. Emocionada, escuchaba la historia que le contaba su mamá. Allí se olvidaban todos los enfados del día, los daños ocasionados por cualquier caída, o cualquier pelea con un amigo del cole o de la plaza… Al lado de mamá todo era alegría. A su lado su cama parecía hecha de nubes, su almohada con gominolas, y las mantas que la cubrían de la piel de las ovejas que pronto empezaría a contar.
La mamá, disfrazando su voz con la de los personajes de los cuentos, siempre hacía sonreír
a la niña, que se creía la protagonista de las historias que le iba contando. Las historias siempre eran diferentes, pero el final siempre era el mismo: “y colorín colorado…”
Después de leer el cuento la mamá se acercaba a la niña, la tapaba para que el frío no
encontrara un hueco por donde adentrarse en la cama, y le besaba en la frente, deseándole los
mejores sueños. Después la mamá abandonaba la habitación sin hacer ruido, dejando la puerta entreabierta para vigilar que nada le asustara mientras la niña sonreía… Las cosquillas del beso aún estaban guardadas sobre su cara.
¿Verdad que esa niña es muy parecida a ti? ¿Y verdad que la mamá es muy parecida a tu
mamá? ¿A que sí?

Pues…¿Sabes quién era esa niña del cuento?
Esa niña del cuento no eras solo tú. También era tu mamá. Y la mamá del cuento era la abuela. Pero de eso hace ya muchos años. Lo que pasa es que, ahora que tú estás aquí, parecen menos. Gracias a ti todo ha despertado de nuevo, y parece más cerca de nuevo para mamá. Por eso mamá, alguna vez, suelta una lagrimita cuando te cuenta un cuento: porque se convierte en ti, muchos años atrás.

Y por eso te pregunto. ¿le has dado un beso hoy a la abuela? ¿No? ¿y a qué esperas?

A TODAS LAS ABUELAS DE TODOS LOS NIÑOS DE SEVILLA LA NUEVA.

(Y si crees que la abuela está lejos deja el beso en la ventana. Seguro que le llega)

LA CAPILLA SIXTINA y el libre albedrío

Cuando en 1512 Miguel Ángel concluyó el fresco del techo de la capilla Sixtina los cardenales responsables de la detención de las obras se reunieron con el maestro y mostraron su descontento no con toda la obra, sino con un detalle.

Miguel Ángel había diseñado el panel de la creación del hombre con los dedos de Dios y de Adán, tocándose. Ellos le exigieron que no existiera el toque, sino que el dedo de Dios estuviera siempre extendido al máximo, pero que el dedo de Adán estuviera con las últimas falanges contraídas. Un simple detalle pero con un sentido sorprendente:

Dios está allí, pero la decisión de buscarlo es del hombre.

Si él quiere estirar el dedo, le tocará, pero no queriendo, podrá pasar toda una vida sin buscarlo. La última falange del dedo de Adán contraída representa el libre albedrío.

ESCRIBIR DORMIDO

Durante el día no puedo dejar de escribir… Por eso estoy todo el día frente al ordenador, alejado de ti.

Durante la noche, tampoco… Por eso estoy toda la noche en tu cama, pegado a ti.

Y la foto lo atestigua.

¡SÍ A TODO!

Dedicado a las “tres consus”: ¡Sí a todo!, que dicen ellas. O ¡A todo que sí! que dicen Los Zigarros.

¿DÓNDE TRANSCURREN LAS AVENTURAS DE SUPERACETA?

LAS AVENTURAS DE SUPERACETA (SUPER A-Z) es un libro de cómic sin dibujos. Es una historia para niños de cualquier edad en la que nuestro héroe tendrá que luchar contra villanos divertidos sin el uso de la violencia, tan solo ayudándose del mayor de los superpoderes: el de las letras, las palabras, y las frases. Por suerte contará con la ayuda de Superinfinito, que dominará el arte de los números.

Las aventuras, aunque nacen en Algecitix, la ciudad natal de los dos superhéroes, transcurrirá en la apacible ciudad de Motrilian City. Aun así La Nueva Sevilla será un segundo escenario donde los niños tendrán que acudir en algún que otro capítulo.

Cascada de la Novia

Está en Perú

“Diego es, un poco, todos los argentinos”

Hace muchos yo no podía entender la locura de los argentinos con Maradona. Entonces, un amigo argentino me dijo: “Vosotros no podéis entenderlo, pero Diego nos ganó una guerra contra Inglaterra que nos tenía hundidos, y humillados. Y lo hizo sin un solo disparo, tan solo con un gol. Diego no es solo el mejor futbolista. Diego es un poco todos los argentinos.”

Mi hija estudia como estudiaba yo hace 30 años

El otro día estudiaba con mi hija, y siguen estudiando como hacíamos hace 30 años… ¡Con lo que ha cambiado el mundo!
Se sabía a la perfección la Fecha de nacimiento de todos los escritores del 98, y el rancio nombre de algunas de sus obras, PERO NO TENÍA NI IDEA DE QUÉ IBA NINGUNA, NI CUÁL ERA EL PENSAMIENTO DE CADA AUTOR.

Es importante aprender la época en la que algo pasó, pero no la fecha concreta. Es más importante saber qué pasó, cómo pasó, y por qué pasó, que el día exacto en el que pasó.

Las fechas se olvidan a la semana siguiente. Las ideas no.

El nombre de las galletas María

María Aleksándrovna de Rusia, hija del zar Alejandro II y tía de Nicolás II. Se casó con Alfredo de Sajonia-Coburgo-Gotha, uno de los 9 hijos que tuvo la reina Victoria del Reino Unido.

La boda fue en 1874. Se casaron en el Palacio de Invierno, en San Petersburgo. Y, para conmemorar el evento, la empresa Peek Freans creó la receta de esta singular galleta, que se mantenía entera aunque se mojase en leche caliente, y a la que pusieron el nombre de la novia.

No podían imaginar que se acabaría distribuyendo en todo el mundo. En España la introdujo Eugenio Fontaneda, que montó su fábrica en Aguilar de Campoo en 1881.

María no fue feliz en Inglaterra, nunca se adaptó a ese país. Murió en 1920. Vivió el impacto de la muerte de su sobrino, el zar Nicolás II, y casi toda su familia, tras la revolución bolchevique de 1917.

DÍA DE LLUVIA I

¿Lo ves? Aunque la lluvia caiga de igual forma para todos, no todos la reciben de igual manera. Lo que un día de lluvia represente depende exclusivamente de ti, y de tu estado de ánimo.

¡Píntalo de color, ya que no puedes pintarlo con el sol!

TEATRILLO DE UN RECREO DE LLUVIA


Cinco planes de pareja para días de lluvia

Un parque de un colegio de secundaria. Muchos niños juegan al fondo. Acaban de salir del colegio y aún no se sienten parte de ese centro nuevo, lleno de eso que ellos aún consideran “mayores”. Un banco de madera. Un chicho y una chica están sentados. Son amigos desde infantil, pero algo ha cambiado entre ellos. Los dos están nerviosos. Él más aún.

PABLO: Ya estamos casi en navidad
MARÍA: sí, ¿te quedas aquí?
PABLO: no, me voy al pueblo con los abuelos
MARÍA: yo también. ¿Qué vas a pedir a los reyes?
PABLO: voy a pedir el fifa19
MARÍA: estáis obsesionados con la play
PABLO: ya… ¿Y tú qué vas a pedir?
MARÍA: no sé
PABLO: habrá algo que te gustará ¿no?
MARÍA: claro
PABLO: ¿y es?
MARÍA: no lo puedo decir – contesta sonrojada, lo que le hace sonrojar a él también
PABLO: venga, dime lo que te gustaría
MARÍA: no
PABLO: venga mujer, dímelo
MARÍA: me gustaría que lloviera mucho
PABLO: ¿lluvia? ¿para qué quieres que llueva?
MARÍA: no sé, siempre soñé con que me besaran bajo la lluvia
PABLO: ¿en serio?
MARÍA: ¿por qué te iba a mentir? me gustaría que me besaran bajo la lluvia, sí
PABLO: jo
MARÍA: ¿no tienes más que decir? ¿Sólo “jo”?
PABLO: Vale, diré algo más, pero lo haré cantando…
MARÍA: ¿cantando?
PABLO: sí, cantando – dice sonriendo
MARÍA: venga ¡vale!
PABLO: ¿preparada? no te rías de mí ¿vale?
MARÍA: prometido
PABLO: Que llueva que llueva, la virgen de la cueva…
MARÍA: ja, ja, ja
PABLO: joooo
MARÍA: lo siento, perdóname

PABLO (mirando al cielo y extendiendo su mano): jo, no llueve.
MARÍA LE BESA
PABLO: ojalá hubiera sido como en tu sueño
MARÍA: ¿y cómo sabes que no lo ha sido?
PABLO: no ha llovido
MARÍA (cogiendo la mano de Pablo y llevándola hasta su pecho): aquí fuera no, pero aquí está diluviando