FOTOS DE AMIGOS: EL PRIMER BAÑO DEL AÑO

934716_10153279775986856_8543007666484299337_n

No hay sensación mejor que la de ese primer baño del año, cuando el agua aún está fría, cuando tus manos no se atreven a entrar, y se quedan con sus palmas sobre la superficie haciendo de tu cuerpo un catamarán que no quiere aún levar el ancla para partir…  Es ese momento en el que vuelves a sentirte una niña pequeña, y en la que serías capaz de cualquier cosa… ¡Cualquiera! ¡Te sientes invencible!

¿A que sí? ¿A que, en ese momento, te sientes como si vivieras en un mar de aire en el que, si quisieras, podrías incluso volar?

Foto de Esther

EL MAL ARTE DE LA GUERRA

En toda guerra no hay buenos ni malos. En toda guerra hay víctimas inocentes. En toda guerra hay vencedores y vencidos. En toda guerra hay muertos y heridos. En toda guerra nadie sale ganando, menos esos que la organizaron sabiendo que ellos no iban a estar en el campo de batalla.

Las guerras antes eran otra cosa: el que la organizaba iba a ella porque sabía que tenía que luchar por su objetivo. Ahora no… Ahora el que la organiza sólo quiere dinero o poder, y nada le importa la vida de sus soldados.

Por eso cada vez hay más guerras.

FOTO DE AMIGOS: ELIGE SIEMPRE

Es la muerte la única que jamás te dará a elegir entre roja y blanca… Pero recuerda que esa dama negra sólo vendrá un día en tu vida. ¡Sólo uno! Los demás días siempre podrás elegir entre roja, blanca, o incluso verde, o azul, o amarillo, o…

O no elegir ninguna. La elección es siempre tuya. De nadie más.

Foto de Maria José

EXPERIMENTO CURIOSO: CEGUERA INDUCIDA POR EL MOVIMIENTO

PARA HACER EL EXPERIMENTO PINCHA EN LA FOTO (o no, si se mueven los puntos)

aquí os propongo un experimento en el que tienes que observar el punto medio entre los tres círculos amarillos sin apartar la vista de él, concentrándote en el movimiento de los puntos azules.

Si tienes un poco de paciencia  desaparecerán los gruesos puntos amarillos delante de tus propios ojosuna parte apreciable del tiempo, reapareciendo y volviendo a desaparecer de vez en cuando.

El fenómeno se denomina Ceguera Inducida por el Movimiento (Motion Induced Blindness)

… SU VERDAD SIEMPRE FUE DE MENTIRA

La verdad  de él siempre le miraba a ella  con los ojos cubiertos con una venda…

2013-09-10-23-34-08

…Y es que, él siempre temió una posible ceguera. Además, ya lo dice el título…

KAFKA Y CÓMO LLEGARON A NOSOTROS ALGUNAS DE SUS OBRAS

 Franz Kafka muere de tuberculosis en junio de 1924, pero antes de morir le pide a su amigo Max que destruya sus trabajos inéditos.

Brod desobedece a su amigo escritor y comienza a publicar títulos como EL PROCESO o EL CASTILLO.

En 1939 tiene que emigrar a Tel Aviv y allí pide a su secretaria (Esther Hoffe) que entregue los documentos de Kafka a la futura Biblioteca Nacional de Israel. En 1956 ella deposita los documentos en un banco suizo.

Max Brod muere en 1968 y Hoffe, al igual que hizo Brod, desobedece a este y lega el material secreto a sus hijas, que en 2007, al morir su madre, reclaman un derecho que les disputa con el estado de Israel.

Ya en 1988 la propia Hoffe subastó el original de EL PROCESO, adquirido por 1,5 millones de euros por el Archivo Alemán de literatura. Israel también reclama esta pieza.

EL CUENTO DEL “CEBOLLA”

Este cuento no va a empezar con el clásico “Érase una vez que se era”. El protagonista del mismo no nos lo permitiría. También es verdad que la vida de nuestro protagonista no era una vida de cuento, aunque lo pareciera, pero como hoy es su cumpleaños la vamos a contar un poco resumida.
Nuestro “Cebolla” – así se llamaba en el pequeño rincón donde vivían – no era un niño más bueno que ninguno, ni más guapo – aunque lo fuera “mazo” – ni siquiera era el mejor hermano, o el mejor compañero, y mucho menos el mejor peinado.
Te preguntarás que por qué entonces escribirle esta historia. Pues, supongo que porque, en el fondo, sin ser el más de los más, era un personaje peculiar que, con el tiempo, se hizo querer, y se adentró en nuestra familia.
Ya te he dicho que lo mejor de este “cebolla” no era que fuera buenos– que lo era – ni siquiera que fuera gracioso – que lo era también – ni mucho menos que siempre tuviera ganas de jugar – que también – Ni mucho menos que fuera el niño más educado del mundo.
Lo mejor de este mágico “Cebolla” era que siempre – ¡SIEMPRE! – tenía pintada una sonrisa en su cara.
Pensarás que eso les pasa a muchos niños – y no te faltará razón – pero es que la sonrisa de este “Cebolla” no estaba pintada en su cara, sino en la de todos los que estaban a su lado (y me incluyo)…
Y eso, te pongas como te pongas, es un don.

Felicidades, “Cebolla”