¡MIRA QUE ME LO DIJE!

La imagen puede contener: una o varias personas, océano, cielo, nube, exterior, agua y naturaleza

Todos me dijeron una y otra vez que esa mujer no era para mí… O yo para ella.

¡Mira que me avisaron todos! Y no solo mis amigos, sino también los suyos, cuando comprendieron lo locamente enamorada que estaba de ella. Ahora todos repiten lo mismo cuando me ven así: “Mira que te avisamos, pero tú…”

No saben que de todos los avisos que recibí solo uno de ellos es el que me tiene aquí, sin ser capaz de escapar de este frío invierno, y deseando morir: me refiero al que me dije yo misma cuando me menospreció y humilló por primera vez.

Vox, el género y la nacionalidad

Una pregunta para mis amigos que defienden la postura de Vox en contra de la violencia de género:

¿Cómo es que la violencia no tiene género, y en cambio el terrorismo y la delincuencia sí tienen nacionalidad?

“Skunk Anansie – Victim” (si te gusta el rock sin etiquetas, tienes que oírla)

nuevo disco 2019 con este temazo cuyos riffs de guitarra de fondo, mientras ella canta, la hacen adictiva. El video también está bien hecho. Si te gusta la música, o el rock sin etiquetas, tienes que oírla.

SUPERMARCOS RETUNRS!!!

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, niños

Cuando Marcos se fue del Duque lo hizo volando con unas preciosas alas que aún no sabía que tenía. Nadie lo sabía, salvo sus padres. Ellos ya las habían visto.

Esta semana SuperMarcos vuelve al Planeta DuqueDeRivas, del que nunca había salido. Y no vendrá volando, como hacen los superhéroes, sino que vendrá sentado en su trono, en el que se está preparando para no ser tan especial, y para ser uno más, como lo que siempre ha sido, es, y será, como el resto de sus demás compañeros…
Y es que SuperMarcos, aunque parezca un superhéroe para muchos de nosotros, nunca ha dejado de ser un niño más, como lo son el resto de sus compañeros, esos que lo están esperando también con sus alas abiertas… Él, junto a sus maravillosos maestros, les está enseñando a usarlas ¡Y de qué manera!

Lo que SuperMarcos tampoco sabe todavía, y creo que el viernes lo comprenderá, es que es precisamente él quien nos está haciendo ver a los demás que todos nosotros, en el fondo, también tenemos algo de superhéroes.

Y eso se lo debemos a él. Gracias SM. Dale recuerdos a BatAlex. Os esperamos en SLNCity

EL ROCK SIEMPRE EN DIRECTO: STONE TEMPLE PILOTS

LA LUZ EN EL ARTE

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

La luz lo es todo, y no solo en la pintura, sino en la vida.

El que sabe captarla es el amo del mundo del arte.

EL PERSONAJE MÁS TRISTE DE LA LITERATURA

Imagen relacionada

Ni el bueno de Romeo, ni la hermosa Julieta, ni la pobre Melibea, ni el crédulo Calisto, ni Madamme Bovary, ni aquel rey llamado Edipo, ni aquellos amantes de Teruel, ni el pobre Alonso Quijano, ni Anastasia, ni la Karenina… Ni siquiera Dumbo, ni Bambi…

Jamás existió mayor tristeza que la de aquel último punto, al que ellos llamaron “final“, y que un día fue el primero de aquellos maravillosos tres que siempre iban juntos, que siempre escondían todo tipo de emociones, y a los que ella y él llamaron siempre suspensivos

Después de él ya no hubo nunca más nada… Imagina su tristeza.

MALOS TIEMPOS…

La imagen puede contener: 1 persona

Dicen que se avecinan malos tiempos para todo…

¡Para todo menos para soñar!

Nunca es mal tiempo para los soñadores.

SI YO TE DIERA PERMISO ¿QUÉ ME HARÍAS?

Era la primera vez que ese chico estaba a solas con ella, su compañera de clase de primero de bachillerato, esa chica por la que “bebía los vientos” desde que estaban en el colegio. Por fin se había atrevido a pedirle una cita, y ella había accedido… Y, al parecer, encantada como él.

Con el poco dinero que le había dado su madre la invitó a un menú whopper, y en esa misma hamburguesería le declaró su amor. No fue una sorpresa para ella, pero sí lo fue la manera en la que se lo dijo, y, sobre todo, el brillo que había en esos ojos mientras manifestaba algo tan secreto y tan hermoso. Fue entonces cuando comprendió que a ella también le había gustado siempre él. Durante unas horas, aprovechando que podían rellenar el vaso de bebida cada vez que querían, hablaron de lo divino y de lo humano, haciendo que todo pareciera tan natural como ese soleado día que les acompañaba. Al salir de la hamburguesería, entre risas y confidencias, la llevó al parque donde jugaban de niños, y la invitó a bailar con la música de su móvil de fondo. Ella sonrió, pero no pudo mas que aceptar. El baile fue un tanto ridículo, es verdad, pero terminó gustándole ese abrazo cálido, ese aliento ameno, y esa mirada nerviosa y tímida, que cada segundo que pasaba se hacía más animal. En mitad del baile ella le sonrió y le dijo quesi podía hacerle una pregunta. Él asintió, y ella le preguntó qué haría con ella si le diera permiso para hacer con ella lo que él quisiera. Él se quedó en silencio un solo segundo, la miró, y le preguntó: “¿lo que quiera?” A lo que ella contestó: “lo que quieras”. Él sonrió un poco, y después soltó una leve carcajada que ella no acertó a comprender. Entonces ella le preguntó por el motivo de esa risa, y él, disculpándose cortésmente, le contestó que esa pregunta tenía trampa. Después volvió a sonreír. Le guiñó y siguieron bailando.

Ella no entendía bien qué quería decir con eso de la trampa, y por eso le volvió a hacer la misma pregunta, esta vez sonriendo también. El joven, temeroso de enfadarla, contestó sin un atisbo de sonrisa en su rostro, diciéndole que él solo podría hacerle una cosa: justo la que ella le pidiera… Nada más… Y nada menos. Ella seguía sin entender, y le pregunto qué haría entonces en caso de que ella no le pidiera nada, y no le diera permiso para hacerle nada. Él volvió a sonreír, y le explicó que, en ese caso, nada le haría. Entonces ella inquirió: “¿Y te quedarías quieto? ¿Me dejarías ir? A lo que él contestó con un sincero y seco “por supuesto” Entonces le dijo que ella le gustaba tanto que cualquier deseo de ella no solo sería una orden para él, como siempre se había dicho, sino el más bonito de todos sus propios deseos… Él, que había soñado con ser el sueño de ella alguna vez, empezaba a creer que, por fin, pudiera hacerse realidad. Pero ella seguía sin entender bien qué quería decirle, a lo que le volvió a preguntar si nada le haría en caso de no darle permiso…

-Cariño – le repitió el joven, cogiendo su mano y llevándola a su barbilla – llevo tanto tiempo enamorado de ti que haría cualquier cosa que tú me pidieras… ¡Cualquiera! Y, por ende, nunca haría nada que supiera que tú no quisieras que te hiciera… ¡Nada! ¿Qué ganaría yo con eso? ¿Perderte cuando por fin te he conseguido? A mí no me compensaría hacerte nada que tú no quisieras que te hiciera… Yo solo quiero hacerte lo que tú desees que te haga.

Fue entonces cuando ella comprendió el verdadero motivo del amor, que no es otro que el de dar sin pedir nada a cambio, y el de luchar a capa y espada por conseguir que el ser amado sea feliz, incluso por encima de uno mismo.

Ella lo comprendió allí mismo, en ese justo momento… Él, por lo visto, lo tenía muy claro tiempo ha.

nota: un hombre no tiene derecho alguno sobre una mujer. Es ella la única legisladora de sus sueños, de sus deseos, y de todos y cada uno de sus derechos.