LA LEYENDA DEL MONT SAINT MICHEL

La  historia del Monte Saint Michel tiene unos orígenes casi sobrenaturales, como la de muchos otros lugares de peregrinaje, y se remonta al año 708, cuando Aubert, obispo de Avranches, mandó elevar un santuario en honor al  Arcángel San Miguel, después de que este hasta en tres ocasiones se le presentara en sueños para ordenarle levantar un templo en su honor. A partir de aquí el Monte Saint Michel comenzó a convertirse en un importante lugar de peregrinación, lo que llevó a que en la abadía se instalasen monjes benedictinos, y a que en la parte baja del monte se desarrollara un pueblo que vivía del comercio de velas (hoy en día las velas se han convertido en postales, tazas y demás artículos de recuerdos, restaurantes y hoteles que florecen por doquier y que desgraciadamente ponen un puntito mercantilista al Monte San Miguel). Con el paso de los años, el monte Saint Michel se convirtió en un importante punto estratégico militar, cobrando especial importancia durante la guerra de los 100 años, y jamás fue tomado por las tropas inglesas pese a sus incesantes esfuerzos por conseguirlo, lo cual convertía al Monte Saint Michel en un símbolo de esperanza y fe para los franceses en esos años de continua guerra. Desde la Revolución francesa hasta 1874 el Monte San Michel se convirtió en prisión, por lo que se le llamó también como la pequeña Bastilla,y en 1979 el Mont Saint Michel fue incluído en la lista de Patrimonio Mundial por la Unesco.

LAS HERMANAS: SÍMBOLO DE LA MALDAD EN LA MITOLOGÍA. II

LAS FURIAS:

también conocidas como Euménides, las Furias nacieron de la noche, aunque según otra versión habrían surgido cuando Kronos cortó los testículos a su padre, Urano, y las gotas de sangre cayeron sobre Gea, la Diosa de la Tierra.
Las furias tenían cabeza de perro, alas de vampiro y serpientes en vez de cabellos. Tísifone era la encargada de castigar a los pasaran los límites de la buena conducta y era conocida como la Furia vengadora. Megera se encargaba de hacer nacer el odio y la discordia entre los mortales, mientras Alecto perseguía a los criminales hasta conseguir que murieran de locura.

Si quieres conocer las otras hermanas mitológicas, busca: LAS HERMANAS: SÍMBOLO DE LA MALDAD EN LA MITOLOGÍA.

EL MAESTRO (desvarío mental)

UN PEQUEÑO HOMENAJE A LOS ANTIGUOS MAESTROS EN FORMA DE RELATO CORTO.

Aquí estoy, caminando hacia ti, mi amor – dijo el viejo profesor, mirando al cielo, mientras era conducido por los dos militares hacia el patio donde se encontraría con el vil garrote.

El cielo era tan gris como los trajes de los dos agentes, que ni siquiera le miraban, empujándole con la culata de sus fusiles para que andara más deprisa. En el medio del patio estaba esa tétrica silla de maderas ennegrecidas. A su lado un cura, a quien conocía de sobra, el director de la prisión, y ese alcalde siniestro, que había llevado allí a su hijo Paquito para que viera todo. El cansado maestro miró al niño y sintió pena. El niño no sintió ninguna y sonrió maliciosamente.

Ahí voy, mi amor, para cuidar de ti en la muerte como no fui capaz de hacer en vida – dijo a su difunta esposa, mirando al cielo y recordando cómo la habían matado y violado durante los más de tres años que él pasó en prisión, detenido por llevar la contraria a un alumno mal educado, pero con muy buenas influencias.

– ¿Quién descubrió América? – le preguntó ese día en clase

– el Generalísimo, por la obra y gracia de Dios

– no, Paquito – le dijo sonriendo – fue Cristóbal Colón

– ¿insinúa usted que nuestro Generalísimo no es tan importante como para descubrir América?

– yo no insinúo nada – le dijo muy serio – solo digo que no fue él quien la descubrió, sino Colón

– pues yo le digo a usted que es el Generalísimo el más poderoso e importante de todos los hombres, y fue él quien descubrió también América, y no ese Colón como usted dice, maldito rojo. Si ya lo dice mi padre, que usted es un rojo y un comunista

– ¡Sal ahora mismo de clase!

– sí que me voy – le dijo el niño, con mirada asesina – voy a decirle ahora mismo a mi padre que usted ha insultado al Generalísimo.

Para su desgracia – pensaba el cansado maestro, sintiendo ya la opresión del garrote  sobre su cuello – ningún niño fue capaz de contradecir a Paquito, el hijo del señor alcalde.

Allá voy, amor mío, por fin podré descansar en paz y cuidar de ti en la muerte como no fui capaz de hacer en esta vida – dijo, mirando al niño y sonriéndole, intentando demostrarle que nada tenía contra él. Paquito, como él mismo, no era sino una víctima más.

LAS HERMANAS: SÍMBOLO DE LA MALDAD EN LA MITOLOGÍA (I) LAS PARCAS

LAS PARCAS:

Eran las tres diosas romanas del Destino y su equivalente en la mitología griega eran las Moiras. Su imagen era siniestra e implacable, ya que la muerte de cada ser estaba en sus manos y por eso se las consideraban unas diosas temidas y oscuras. En la mitología romana eran tres ancianas hilanderas: Cloto la que hila, Laquesis la que distribuye y Átropos la que corta el hilo. Lo que ocurría en la vida de cada individuo era obra de Laquesis, mientras Átropos decidía el momento de finalizar la existencia.

LA QUE FUE relato histórico

Relato histórico de una gran mujer, a veces denostada. ¿Y por qué no pudo ser así alguno de sus días?

“Esa mañana hacía frío en la ciudad de Delft, como casi siempre. El cielo no terminaba de aclararse, y las nubes ocultaban el sol, que, a pesar de saber su derrota, seguía buscando un hueco por donde mostrar su luz.
Por la calle, pegada al canal, y alejándose de las fachadas rojas donde sabía que la observaban, paseaba una mujer con la cabeza gacha, unas ropas recién lavadas y zurcidas, cargando un peso que ya cansaba.
Aun cansada y derrotada era capaz de mantener su porte erguido de mujer elegante.
Una anciana vecina de Delft, sentada en la penumbra de una puerta semiabierta la  vio llegar a lo lejos. No tardó en reconocerla por sus ropas.
Llamando a una de sus hijas, que estaban jugando en el suelo , le dijo que fuera al patio interior para que llamara a su vecina, que hacía la colada en el patio interior.
Mientras paseaba frente a ellas, siempre con la cabeza gacha, la observaron, deteniendo sus labores con la costura.
Ella sintió la mirada de esas mujeres a las que no conocía, y sufrió con sus punzantes comentarios sin apenas llegar a oírlos.

– Mírala – dijo la más mayor, clavando la aguja en la tela  – ¡Pobre mujer!
– ¿pobre dices?… Esa no es pobre
– ahora sí lo es
– te repito que esa es una dama, y no una mujer pobre como nosotras
– sí que lo es… ¡y me da una lástima!
– ¿acaso no ves sus caras ropas?
– ¿es que no sabes quién es?
– pues no, ¿por qué debería de saberlo?
– sí, es la mujer de…
– de un rico, seguro. Si ya te lo digo yo…

EN PDF……………….LA QUE FUE. CATHARINA

LAS CÁNTIGAS DE SANTA MARÍA, una de las joyas de la biblioteca de El Escorial

Es en la magnífica biblioteca de El Escorial donde se guardan las famosas Cántigas de Santa María del Siglo XIII.

El esplendor artístico del “códice rico” de las Cantigas (Escorial TI 1. y Florencia, B.N. B.R.20) se aprecia con toda su magnificencia con el códice abierto en esas páginas en que se complementan las miniaturas de dos folios consecutivos -verso y recto- a modo de un díptico de doce viñetas. Pero para valorar su calidad pictórica y su preciosismo hay que acudir a la visión minuciosa y a la fotografía detallada. La técnica con la que se pintó el “códice rico” es la propia de un miniaturista en el sentido moderno del término. No es la iluminación, tan frecuente en la ilustración parisina e inglesa contemporáneas, en las que hay un derroche de colores planos que llenan el perfil de las figuras y que se aplicaban sobre una espesa capa de preparación sobre el pergamino, siendo muy abundantes los panes de oro y el costoso azul de ultramar. Aquí se pinta sobre el fondo blanco del pergamino y éste colabora en los efectos tonales del conjunto. Las pinturas de nuestro códice no utilizan nunca colores planos sino muy matizados y en los efectos volumétricos de las figuras, con auténticos escorzos tridimensionales, participan directamente los tonos blancos del fondo que los pintores utilizan con plena conciencia.

Aquí te dejo una de las 400 cántigas de Santa María, escritas en gallego-portugués del siglo XIII en la corte multicultural de Alfonso X. El gallego-portugúes era, en ese siglo al menos, una lengua poética cultivada también por trovadores cuya lengua materna era otra. Las cántigas no son estrictamente sacras aunque su tema sean los milagros y maravillas de la Vírgen, sino que incluyen historias bastante laicas que rozan el anticlericalismo (ver cantiga 327) y la picaresca (ver cantiga 7 sobre cómo libró Santa Maria del escándalo a una abadesa embarazada).

la cántiga 201 en word…………Cantiga 201

JUAN VALERA COPIÓ A CICERÓN?

Siempre ha habido plagios. Y no sólo ahora, en estos tiempos. Ya algunos clásicos a los que admiramos tuvieron a bien servirse de antiguas historias que creían que nadie reconocería.  Juan Valera copió a Cicerón… o eso parece.

Aquí la versión de Juan Valera:

Llamaron a la puerta. El mismo tío Pedro salió a abrir y se encontró cara a cara con su compadre Vicentico.

Buenos días, compadre. ¿Qué buen viento le trae a usted por aquí? ¿Qué se le ofrece a usted?

-Pues nada… confío en su amistad de usted… y espero…

-Desembuche usted, compadre.

-La verdad, yo he podado los olivos, tengo en mi olivar lo menos cinco cargas de leña que quiero traerme a casa y vengo a que me empreste usted su burro.

-¡Cuánto lo siento, compadre! Parece que el demonio lo hace. ¡Qué maldita casualidad! Esta mañana se fue mi chico a Córdoba, caballero en el burro. Si no fuera por esto podría usted contar con el burro como si fuese suyo propio. Pero, qué diablos, el burro estará ya lo menos a cuatro leguas de aquí.

El pícaro del burro, que estaba en la caballeriza, se puso entonces a rebuznar con grandes bríos.

El que le pedía prestado dijo con enojo:

-No creía yo, tío Pedro, que usted fuese tan cicatero que para no hacerme este pequeño servicio, se valiese de un engaño. El burro está en casa.

-Oiga usted, replicó el tío Pedro. Quien aquí debe enojarse soy yo.

-¿Y por qué el enojo?

-Porque usted me quita el crédito y se lo da al burro.

He aquí la versión del chiste en Cicerón, con traducción castellana:

ut illud Nasicae, qui cum ad poetam Ennium venisset eique ab ostio quaerenti Ennium ancilla dixisset domi non esse, Nasica sensit illam domini iussu dixisse et illum intus esse; paucis post diebus cum ad Nasicam venisset Ennius et eum ad ianuam quaereret, exclamat Nasica domi non esse, tum Ennius “quid? ego non cognosco vocem” inquit “tuam?” Hic Nasica “homo es impudens: ego cum te quaererem ancillae tuae credidi te domi non esse, tu mihi non credis ipsi?”

Como aquella anécdota de Nasica: éste, tras acudir a casa del poeta Ennio y preguntar por Ennio, y después de que la esclava le dijera que no estaba en casa, se dio cuenta de que ella había dicho eso por orden del amo y de que, en realidad, él sí estaba dentro; pocos días después, cuando Ennio fue a casa de Nasica y preguntó por él en la puerta, el propio Nasica gritó que no estaba en casa. Entonces Ennio le dijo: “¿Cómo que no? ¿Es que no reconozco tu voz?”. Y entonces Nasica le contestó: “Eres un sinvergüenza: cuando yo pregunté por ti, le creí a tu esclava al decir que no estabas en casa, ¿y ahora tú no me crees a mí mismo?”

CURIOSIDADES DE LOS REYES MAGOS navidad

  • ¿Sabías qeu lo poco que conocemos de los  “Reyes Magos” es lo poco que se  habló el texto de Mateo, y por eso las tradiciones posteriores tuvieron que inventarlo absolutamente todo?
  • Hasta el siglo IV los Magos fueron dos, cuatro, seis, doce o sesenta, según fuera la tradición.
  • Hacia el primer cuarto del siglo III Orígenes afirmó taxativamente que los magos habían sido sólo tres, una postura que acabó prevaleciendo desde el siglo siguiente.
  • Entrado ya el siglo III, Tertuliano, para evitar la mala fama que tenían los magos persas, transformó a los Magos en “reyes de Oriente”.
  • En un mosaico bizantino de mediados del siglo VI, en San Apollinare Nuovo (Rávena, Italia), aparecen por primera vez sus nombres actuales, pero los tres magos aún iban ataviados a la usanza persa.
  • En el siglo XV, Petrus de Natalibus fijó que Melchor tenía sesenta años, Gaspar cuarenta y Baltasar veinte. Una descripción física que discrepaba mucho de todas las anteriores.
  • Baltasar fue blanco hasta el siglo XVI, época a partir de la cual se le representó como de raza negra por necesidades estratégicas de la Iglesia.
  • En Occidente no comenzó a celebrarse la adoración de los magos hasta el siglo V.
  • Los Reyes Magos no empezaron a traer juguetes a los niños hasta mediados del siglo XIX.
  • La actualmente imprescindible «carta a los Reyes» comenzó a popularizarse durante el primer cuarto del siglo XIX.

¿DÓNDE ESTÁN ENTERRADOS LOS REYES MAGOS?

No se sabe si existieron, si vinieron de Persia o de donde, ni siquiera se sabe si fueron tres,  o dos, o más…  o menos.

Lo que se sabe (o se supone) es que  están enterrados en Europa, a pesar de que Marco Polo viera sus tumbas en Persia

En 1164,  Federico Barbarroja regaló a la ciudad de Colonia las reliquias de los Reyes Magos, trasladadas desde la Tierra Santa a Milán, y desde ahí a Colonia.

Ante la avalancha de peregrinos, en 1248,  inició la construcción de una catedral que estaría a la altura de tal tesoro, la de Colonia.

Fue largo el camino que recorrieron las reliquias antes de llegar a su actual hogar. Todo inició en el año 300 de nuestra era cuando la emperatriz Elena —madre del emperador romano Constantino— se dedicó a rescatar reliquias religiosas. Aunque no se sabe cómo, en Saba localizó los cadáveres de los Reyes Magos y ordenó su traslado a Constantinopla —la actual Estambul— donde permanecieron durante tres siglos en una capilla ortodoxa. Después, las reliquias fueron trasladadas a Milán para dar prestigio a dicha ciudad. Pero fue Federico Barbarroja quien, en sus guerras de conquista, saqueó el norte de Italia y la ciudad de Milán, y se llevó consigo las reliquias a Colonia en un accidentado viaje.

ÁRBOL GENEALÓGICO DE JESUCRISTO

1 hijo de David, hijo de Abraham.

2 Abraham Engendró a Isaac; Isaac Engendró a Jacob; Jacob Engendró a Judá y a sus hermanos;

3 Judá Engendró de Tamar a Fares y a Zéraj; Fares Engendró a Hesrón; Hesrón Engendró a Aram;

4 Aram Engendró a Aminadab; Aminadab Engendró a Najsón; Najsón Engendró a Salmón;

5 Salmón Engendró de Rajab a Boaz; Boaz Engendró de Rut a Obed; Obed Engendró a Isaí;

6 Isaí Engendró al rey David. David Engendró a Salomón, de la que fue mujer de Urías;

7 Salomón Engendró a Roboam; Roboam Engendró a Abías; Abías Engendró a Asa;

8 Asa Engendró a Josafat; Josafat Engendró a Joram; Joram Engendró a Uzías;

9 Uzías Engendró a Jotam; Jotam Engendró a Acaz; Acaz Engendró a Ezequías;

10 Ezequías Engendró a Manasés; Manasés Engendró a Amón; Amón Engendró a Josías;

11 Josías Engendró a Jeconías y a sus hermanos en el tiempo de la Deportación a Babilonia.

12 Después de la Deportación a Babilonia, Jeconías Engendró a Salatiel; Salatiel Engendró a Zorobabel;

13 Zorobabel Engendró a Abiud; Abiud Engendró a Eliaquim; Eliaquim Engendró a Azor;

14 Azor Engendró a Sadoc; Sadoc Engendró a Aquim; Aquim Engendró a Eliud;

15 Eliud Engendró a Eleazar; Eleazar Engendró a Matán; Matán Engendró a Jacob.

16 Jacob Engendró a José, marido de María, de la cual Nació él.

HIPÓMENES, LA PRINCESA ATALANTA Y UNA CARRERA

La princesa Atalanta era una apasionada de los bosques y las montañas. Le gustaba correr, y el entrenamiento continuo hizo que ni el viento pudiera alcanzarla; tal era su ligereza y velocidad. Tuvo multitud de pretendientes, y de acuerdo con su padre el Rey, decidió que sólo se casaría con aquél que la ganara en carrera, si bien quien perdiera frente a ella recibiría una justa muerte. Habían ya perecido muchos cuando el joven, apuesto y listo Hipómenes se enamoró de la bella e inasequible princesa. Acudió a Venus para pedirle ayuda, y la Diosa, conmovida por la magnitud de su amor le entregó misteriosamente tres relucientes manzanas de oro, con la promesa de revelarle que debía hacer con ellas una vez se iniciara la atlética competición. Atalanta siempre concedía cierta ventaja al principio a su rival, a fin de que su victoria fuese aun más aplastante. Venus, conocedora de este detalle, indicó a Hipómenes, al que la princesa dejó salir antes, para que dejara caer la primera áurea manzana al suelo. La veloz corredora se quedó deslumbrada ante el brillo luminoso y dorado de la bella fruta, y se detuvo para recogerla. Hipómenes, con aguda inteligencia, midió bien los tiempos en que debía dejar caer las otras dos manzanas, que produjeron el mismo efecto en su amada contrincante, dándole la ventaja necesaria para ganar la carrera. Atalanta, que no conocía el amor, miró a los cálidos ojos azules de Hipómenes, navegando por el oleaje de pasión que contenían. Él la envolvió en un cerrado abrazo, hasta que el corazón de Atalanta latió a más velocidad aun que sus piernas en las carreras. ¿Alguien puede escapar al amor, si es ése su destino final, por más rápida que sea su huida?. Se casaron y fueron siempre dichosos.

LA DEVOCIÓN FILIAL EN EL ARTE (PERO Y CIMÓN)

Greuze-CimonandPero

Este motivo pictográfico tiene su origen en el escritor latino Valerio Máximo, que escribió un libro de anécdotas históricas titulado Facta et dicta memorabilia (escrito hacia el 30 d.C.). Valerio Máximo cuenta (5.4.7) , como ejemplo de devoción filial, la anécdota de una joven cuya madre es recluida en una prisión, condenada a morir de inanición. Se permite el acceso de la hija a la cárcel, y ésta da de mamar a su madre regularmente. Cuando las autoridades se percatan del hecho, se conmueven ante el acto de devoción filial, y perdonan a la condenada. A continuación (5.4. ext. 1) Valerio Máximo alude a la misma historia, pero protagonizada esta vez por una muchacha llamada Pero y su padre Cimón (o Micón). El autor latino precisa que el tema de Pero y Cimón era ya motivo de representaciones pictóricas en su propio tiempo