EL CUENTO DE LA NIÑA QUE QUERÍA SER CUADRO (PINTURA DE JAVI RUZ)

No hay texto alternativo automático disponible.

Érase una vez una niña que se llamaba “Palomilla”. En realidad solo era niña unos días, ya que otros era pincel… O lienzo ¡Es lo que tiene ser la hija de alguien que pinta y ama al mismo tiempo!
Paloma, cuando nadie la veía, iba en secreto a la habitación de su papá, y observaba sus cuadros. Al principio le parecieron raros, muy raros, y no comprendía esos trazos, ni esas formas que parecían solo para adultos, pero con el tiempo – y con el amor – disfrutó de esas mujeres bailarinas de un solo ojo, hasta el punto de querer ser  algún día una de ellas.
Paloma, todas las tardes, e incluso algunas noches, se encerraba en el estudio de papá, y allí imitaba los pasos de esas mujeres, el movimiento de sus castañuelas, y el giro de sus muñecas, deseando – y más cada día que pasaba – llegar a ser, no una más, sino la que mejor posara para su querido padre.

Palomilla no dormía; bailaba. Y cuando se quedaba dormida sus sueños siempre estaban manchados por músicas flamencas que nada le gustaban despiertas, pero que en sus sueños sonaban como las mismas olas del mar que compartía las noches de verano en compañía de sus abuelos Manolo y Emilia. ¡Ellos bailaban con ella en esos sueños!
Una noche que no pudo dormir se levantó y se encerró en el estudio de papá, y  de tanto mirar aquellos cuadros – sobre todo su favorito de aquella gitana roja – y de tanto desear ser como ella, nuestra querida María entró en el cuadro, se hizo una parte de él, y descubrió algo que jamás ya olvidaría.
Lo que maría no sabía hasta ese momento era que todas y cada una de aquellas bailarinas no eran mujeres, ni bailarinas, sino muñecas… O más bien, una única muñeca: la muñeca de su papá, una muñeca que él llamaba un día hija, y otro día llamaba Paloma.

Cuando salió de aquel cuadro… Bueno, en realidad ya nunca más salió de él, y de él hizo su vida… Su maravillosa vida.

Dedicado a Palomilla, Manolo y Emi.

Cuadro de Javi Ruz, pintor granadino.

Anuncios

FOTOS DE AMIGOS: ELLA

Ella, unos días, era como el agua del mar en verano… Era cristalina, estaba salada, resultaba refrescante, parecía una niňa fresca, inacabable, inabordable, y siempre que la mirabas se antojaba eternamente fresca… Uno la miraba, y deseaba siempre darse un chapuzón, como cuando era un niño.

Ella, otros días, era como el agua del mar en invierno… Era gris, lejana, resultaba imposible, parecía una mujer desnuda, cubierta por sábanas y mantas, y siempre que la mirabas se antojaba eternamente fría y prohibida… Uno la miraba, y deseaba siempre acercarse, y mirarla, pero también uno se sentía ya demasiado mayor para aquellos chapuzones deseados de niño.

FOTO DE MARÍA JOSÉ.

 

RESPUESTA DE NURIA ROCA A “DON, Y DOÑA, LECCIONCITAS”

La presentadora Nuria Roca durante la premiere del documental 'Historias para recordar' en Madrid.Nuria Roca dice que tiene una relación abierta con su pareja, juntos desde el 2000, y la gente (¡don y doña leccioncitas!) no han dudado en criticarla por las redes. La presentadora ha dado a todos esos una buena lección diciendo:

“Respeto todas las opiniones y las agradezco siempre que vengan desde la educación y nunca desde la prepotencia de quien no admite una opinión y una manera diferente de entender. Jamás se me ocurriría dar por mejor mi pensamiento, mi posición o mi proceder. Jamás se me ocurriría adoctrinar”

“En una sociedad en la que últimamente se ve tanto pensamiento único y tan poca tolerancia a la diversidad, estaría bien que tuviéramos todos un poquito más de respeto, de libertad y que diéramos menos lecciones de moral”.

Estoy de acuerdo con ella.

FOTOS DE AMIGOS: EL VINO QUE NO SE PUDO BEBER

Imagen relacionada ¿Qué pasa cuando el lujoso vino que quieres beber no cabe en tu copa simplemente porque solo tú sabes que ese es el único vino que, en realidad, no es líquido…? ¿Entiendes ahora que me volviera completamente loco a tu lado? ¿No lo comprendes? ¿O no lo quieres comprender?

¿Qué…? ¿Una copa?

foto de inG